Menú Buscar
Varios vehículos de los Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo / MOSSOS

Un nuevo caso de violencia en el fútbol deja dos mossos heridos

Los agentes trataban de disolver una pelea en las inmediaciones del campo del Lleida Esportiu cuando recibieron una pedrada y un puñetazo

28.10.2018 14:46 h.
3 min

La violencia en el fútbol vuelve a hacer acto de presencia. La pasada noche, dos agentes de los Mossos d'Esquadra fueron trasladados al Hospital Arnau de Vilanova de Lleida con golpes y heridas a causa de su intervención en una pelea entre hinchas del Lleida Esportiu y el Hércules de Alicante. 

Ambos equipos disputaron ayer un partido en el Camp d'Esports, casa del conjunto leridano. Los visitantes alicantinos se hicieron con una victoria muy ajustada (0-1) gracias a un gol de cabeza de Álvaro Pérez. Pero la alegría del triunfo se truncó una vez los seguidores del Hércules salieron del recinto.

camp esports campo lleida

El Camp d'Esports, el estadio del Lleida Esportiu / WIKIMEDIA

Ataque sin motivo

A la salida de las instalaciones deportivas del Esportiu, dos grupos de unas diez y ocho personas respectivamente se enfrentaron "esporádicamente", según el cuerpo policial. Los individuos que esperaban fuera del Camp d'Esports se encontraban escondidos tras los árboles y coches estacionados en las inmediaciones.

Según publica el diario Alicanteplaza, este grupo no llevaban ropas o complementos que les pudieran identificar como hinchas del Lleida Esportiu. Sin embargo, se puede deducir que eran aficionados al deporte del balón y no estaban demasiado contentos con el resultado del encuentro por los improperios que gritaron. Los seguidores del equipo alicantino fueron increpados a gritos de "puta Hércules" y "españoles hijos de puta". 

partido lleida hercules

Un momento del partido entre el Lleida Esportiu y el Hércules de Alicante / TWITTER

Intervención policial

Fue entonces cuando los Mossos d'Esquadra quisieron intervenir para evitar males mayores. Sin embargo, fueron ellos los damnificados. Uno de los agentes se estaba preparando para intervenir cuando recibió una pedrada en la cara y cayó "desplomado", según fuentes del cuerpo policial. El SEM realizó su traslado al hospital ya que el hombre, de 47 años, presentaba una contusión por el impacto. La piedra le fracturó la nariz. 

El otro mosso herido recibió un puñetazo cuando se disponía a separar a los dos grupos enzarzados en la pelea. Este agente también fue llevado al hospital; sus síntomas eran menos graves que las de su compañero aunque el ataque impactó en la cara del policía regional. 

Dados de alta

Ambos agentes fueron dados de alta horas más tarde ya que las contusiones no fueron graves. 

Los Mossos identificaron --en el momento de la pelea-- a un aficionado como autor de una de las agresiones, aunque por el momento no ha habido ninguna detención.