Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Bitcoin, en una imagen de archivo / EP

Los Mossos persiguen la nueva estafa con cajeros bitcoin en centros comerciales

Una banda de origen mexicano engaña a los establecimientos para que ingresen su dinero en cuentas opacas de criptomonedas

5 min

"Llamo de parte de tu jefe". Estas son las palabras con las que una banda de origen mexicano estafa a los comercios ubicados en centros comerciales haciendo uso de los cajeros automáticos de bitcoins.

Fuentes de los Mossos d'Esquadra, así como los dueños de los cajeros utilizados por los delincuentes, confirman este nuevo timo del que ya ha sido víctima el outlet de La Jonquera (Girona), propiedad del empresario y miembro de la junta del FC Barcelona Antonio Escudero. Un portavoz del cuerpo autonómico ha confirmado que al menos un negocio de este complejo ha presentado denuncia ante la comisaría del municipio fronterizo.

Los timos se renuevan

La mecánica del engaño es simple. Los estafadores telefonean a los establecimientos y se hacen pasar por empresas de paquetería que necesitan cobrar unos portes para entregar de forma urgente un pedido. Los atacantes presionan al personal con información muy detallada --"es frecuente que conozcan el nombre de otros responsables del mismo negocio", comenta un interlocutor-- y lo amenazan con una multa si no liquidan el pago con rapidez.

Hasta aquí, el fraude no se distingue de otras estafas telefónicas perseguidas por la policía. Sin embargo, los delincuentes reclaman que el ingreso se efectúe en un cajero de criptomonedas y no en una máquina convencional. "El atacante no deja de hablar y presionar a la víctima por teléfono, manipulando su percepción de los hechos e indicando todos los pasos que deben seguir en el cajero", apunta esta fuente.

Conexión mexicana

Aprovechando el desconocimiento de los empleados sobre esta alternativa al dinero fiduciario, los miembros de la banda logran que los trabajadores realicen un ingreso en un wallet o monedero de criptomonedas. Según ha podido averiguar Crónica Global, estos monederos digitales se encuentran hallados en Bitso, uno de los mayores portales de intercambio de divisas electrónicas de México. Pese a ello, el rastreo del destinatario final de las transferencias es una tarea muy complicada, según fuentes policiales.

En el complejo gerundense, la compañía que explota el cajero automático de bitcoins es Bitbase. Su consejero delegado, Álex Fernández, explica que estos golpes se intensificaron en agosto en toda España, aunque la tecnológica de origen catalán ya ha implementado medidas efectivas para impedir los fraudes. Es más: la compañía se ha puesto en contacto con la Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra para alertar sobre esta tendencia.

Bitbase frena los ataques

Bitbase ha implementado un sistema de supervisión para chequear cada una de las operaciones de los 60 cajeros que operan en España, 15 de los cuales se hallan en Cataluña. Este mecanismo de control ha sustituido el envío automático de divisas para frenar los fraudes de los que la propia empresa ha sido una víctima colateral.

"Gracias a estas medidas, hemos conseguido parar el 100% de los ataques que hemos tenido, procediendo a la cancelación de la compra y devolución del dinero", ha afirmado. Por su parte, el gerente del outlet de La Jonquera, Nacho Bonet, ha asegurado que la campaña de información tanto del operador como de las marcas ha impedido que se hayan dado más casos en el centro comercial.

Los Mossos, en alerta

Sin embargo, Bitbase no es el único actor en el floreciente mercado de los cajeros bitcoin. "Nuestro temor ahora es que los atacantes puedan redirigir su flujo a otras empresas de nuevo sector que no dispongan de estas medidas de seguridad", señala el consejero delegado del grupo. 

Preguntado sobre la cuestión, un portavoz de los Mossos ha declarado que el cuerpo vigila todas las formas de delincuencia vinculadas con criptomonedas, cuya versión más primitiva se articulaba a través de webs de trading que invitaban a los usuarios a canjear euros por bitcoins. La conclusión es clara: la policía autonómica está en alerta ante los timos de los criptoestafadores.