Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Patrulla de los Mossos d'Esquadra, como la que ha desmantelado un narcopiso en L'Hospitalet de Llobregat / EUROPA PRESS

Los Mossos desmantelan un narcopiso en L’Hospitalet de Llobregat

La vivienda ya había sido objeto de un operativo policial en el que los ahora detenidos ya habían sido arrestados

4 min

Agentes de la Unidad de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra de la comisaría de L’Hospitalet de Llobregat, conjuntamente con efectivos de la Guardia Urbana, desarticularon el pasado martes 2 de marzo un punto de venta y consumo de cocaína en un domicilio okupado en el barrio de Collblanc-Torrassa. Durante la operación los agentes detuvieron a tres hombres como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y denunciaron a una mujer por su presunta implicación en estos hechos.

La investigación, que ha culminado con el desmantelamiento del narcopiso, se inició en 2021 cuando los agentes tuvieron conocimiento de que en un domicilio del barrio de Collblanc-Torrassa había una afluencia constante de personas consumidoras de estupefacientes y que se podría estar traficando en el interior con estas sustancias.

Cocaína adulterada

Para poder contrastar estas informaciones los agentes establecieron diversos dispositivos y determinaron que se trataba de un piso en el que se había desmantelado ya un punto de tráfico de cocaína adulterada en el pasado durante una macrooperación contra el tráfico de drogas. De hecho, algunos de los agentes que investigaron este caso habían formado parte de ese operativo en julio de 2021.

Los investigadores comprobaron que algunas personas estaban suministrando dosis de cocaína muy adulterada y altamente perjudicial para la salud a personas adictas a esta sustancia. Tras hacer varias comprobaciones los Mossos descubrieron que el piso había sido okupado y que los sospechosos recibían a los consumidores en el interior. Estos sujetos tomaban medidas de seguridad, colocando barras metálicas de grandes dimensiones para bloquear la puerta y evitar una posible intervención policial.

La inquilina, denunciada

Durante la investigación los agentes descubrieron que los sospechosos tenían en su posesión pertenencias de varios “clientes”, como teléfonos móviles, documentación, y otros objetos de valor que los consumidores dejaban en depósito cuando necesitaban una dosis pero no contaban con efectivo para abonarla.

Una vez obtenidos los indicios necesarios, los agentes efectuaron un registro en el mencionado domicilio el 2 de marzo. Durante esta entrada constataron que el piso funcionaba como un punto de venta de estupefacientes. Allí detuvieron a los tres hombres que presuntamente suministraban la droga a los consumidores y denunciaron a una mujer, la inquilina del domicilio, que facilitaba este espacio a los investigados.

Detenidos durante una operación anterior

Los agentes decomisaron varias dosis de cocaína y recuperaron diversos objetos y documentación personal de varios consumidores, que los agentes ya han devuelto a sus legítimos propietarios.

Los tres detenidos ya habían sido arrestados anteriormente durante la macrooperación del mes de julio por presunto tráfico de cocaína y pertenencia a la organización criminal. Una vez puestos a disposición judicial, el titular los ha dejado en libertad con cargos.