Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Los Mossos, tras el desalojo en Poble-sec: "Es inadmisible que nos lancen pintura y no se actúe"

Sap-fepol, sindicato mayoritario, tilda de "auténtica vergüenza" que diputados de la CUP "presencien un delito y no hagan nada"

4 min

El sindicato mayoritario de los Mossos d'Esquadra tilda de "inadmisible" que los agentes no hayan recibido la orden de actúar cuando les han lanzando pintura durante el desalojo del Bloc Llavors en Poble-sec este martes. El portavoz de Sap-fepol, Toni Castejón, también ha censurado la presencia de cinco diputados, en este caso de la CUP, y su inacción ante el "ataque a la policía".

Linea policial en el desalojo del Bloc LLavors, en Poble-sec / SINDICAT DE BARRI
Linea policial en el desalojo del Bloc LLavors, en Poble-sec / SINDICAT DE BARRI

"Es una auténtica vergüenza", señala Castejón a este diario, "que personas con un cargo público presencien un delito y no hagan nada. Pueden estar en desacuerdo con el desahucio, pero no a favor del ataque a la policía".  Y es que en primera línea se han situado, entre otros, Carles Riera, Dolors Sabater y Eulàlia Reguant, todos ellos diputados en el Parlament. 

Lanzamiento de pintura contra los mossos

Además, el portavoz recuerda que los efectivos han perdido visibilidad al quedar sus viseras cubiertas por la pintura, lo que les impide poder velar, incluso, por su propia seguridad, y ser blanco del lanzamiento de objetos contundentes, por ejemplo --algo que no ha sucedido--.  Finalmente, sí se han producido cargas cuando los concentrados han avanzado hacia la línea policial.

Otros sindicatos de agentes, como USPAC y SPC, también han condenado lo sucedido en la calle Lleida. Una situación que tildan de "lamentable" y "vergonzosa". "Queda demostrado que el problema no son los Mossos", han manifestado los primeros.

Integrantes de la CUP ante el cordón policial en la calle Lleida / CUP NACIONAL
Integrantes de la CUP ante el cordón policial en la calle Lleida / CUP NACIONAL

Desalojo del Bloc LLavors

Desde primera hora de esta mañana, los agentes se han desplegado ante este inmueble de Poble-sec por orden del Juzgado de Instrucción 54 de Barcelona. Es decir, como policía judicial. Para tratar de frenar el desalojo, activistas del Sindicat de Barri se han concentrado en la zona, donde impedían el acceso de la comitiva judicial.

Los Mossos les han pedido en reiteradas ocasiones despejar el lugar, pero estos han hecho caso omiso a sus advertencias. Poco antes de las diez de la mañana, el lanzamiento se ha ejecutado. La intervención policial se ha saldado con 60 sancionados por desobediencia, tres investigados por atentado contra la autoridad, otros nueve por desórdenes, así como con tres mossos heridos leves. Por el momento, ningún detenido.

Lanzamiento de pintura a la línea policial en la calle Lleida / SINDICAT DE BARRI

Informe de vulnerabilidad

El Ayuntamiento de Barcelona emitió el pasado abril un informe sobre la vulnerabilidad del joven que residía en el inmueble con la intención de paralizar el desalojo, pero un magistrado ordenó finalmente su ejecución. En una providencia, el juez señala que no cumple los "requisitos legales", como sí señala el consistorio. Entre estos, no tener problemas de salud "destacables" y contar con una familia que le apoya económicamente.

Desde Sap-fepol recuerdan además que los agentes no desahucian, sino que esa es labor de los secretarios judiciales. "No compete a la policía valorar o no la decisión de los magistrados, que son quienes les ordenan asegurar la zona para permitir el acceso de la comitiva", subraya la organización sindical. En el primer día de la presidencia de Pere Aragonès los Mossos se han situado en el centro del debate.