Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El bloque de pisos del que han sido desahuciados varios okupas en Terrassa / GOOGLE STREET VIEW

Los Mossos desahucian a varias familias con niños en un bloque okupado de Terrassa

El desalojo ha generado una división de opiniones en el barrio: mientras unos denuncian la falta de viviendas sociales, otros aseguran que estaban "hartos" de conflictos

3 min

Los Mossos d’Esquadra han efectuado este miércoles un desahucio masivo en un céntrico bloque de pisos de Terrassa en el que vivían varias familias con niños. Sobre las nueve de la mañana la policía autonómica ha acordonado la rambla Francesc Macià y ha desalojado a los okupas que habitaban, desde hace más de seis años, 17 de los pisos de este inmueble.

El desalojo ha generado una división de opiniones en el barrio. Algunos de los comerciantes consultados celebran el desahucio y aseguran que los okupas del número 37 habían protagonizado multitud de conflictos con los vecinos de la zona. "La situación era insostenible, estábamos hartos", denuncian. Las mismas voces insisten en que, desde que se instalaron en el edificio, los altercados y enfrentamientos eran recurrentes "sobre todo los fines de semana". "Trapicheaban con sustancias y, en una ocasión, uno de ellos le asestó un navajazo a otra persona", subrayan.

Niños desahuciados

En el otro extremo, una empresaria del barrio niega los problemas de convivencia descritos. “No generaban conflicto. Muchos eran familias con niños”, asegura. La misma fuente insiste en que, al menos en la última etapa, no protagonizaron enfrentamientos con los comerciantes, y se muestra molesta con que hayan desahuciado a familias con menores a su cargo. “Para que estén los pisos vacíos…”, lamenta esta fuente, que ha presenciado el desalojo. “Los Mossos han cortado la calle como si los okupas fueran un peligro, pero el miedo nos lo han causado ellos al ver la zona acordonada”, se queja.  

En lo que sí están de acuerdo todos los vecinos de la zona es que la propiedad llevaba okupada “bastante tiempo” y que había una alta rotación de okupas “con gente que entraba y salía del edificio”. Aseguran que, a pesar de que algunos de ellos tenían empleo, se habían encontrado con trabas para acceder a una vivienda de alquiler por la falta de ahorros o por su situación administrativa. “Había personas españolas, sobre todo de etnia gitana, pero también extranjeras”, apuntan.

"Rápido y sin incidentes"

El fuerte despliegue policial en la zona, a la que también se han trasladado efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha llamado la atención de los viandantes y los vecinos que, a esas horas de la mañana paseaban por la zona o desayunaban en los locales cercanos mientras los okupas abandonaban el inmueble con sus pertenencias. No obstante, desde Mossos d’Esquadra confirman que el desalojo se ha efectuado de forma "rápida y sin incidentes".