Menú Buscar
Varios furgones de los Mossos d'Esquadra en el Camp Nou, los agentes que vigilan a los primeros movilizados por el llamado Tsunami Democràtic / CG

Los Mossos cercan a los primeros radicales de Tsunami Democràtic

Los antidisturbios se han desplegado en los aledaños del Camp Nou, que está vallado, para atajar la acción de los alborotadores independentistas

5 min

Los Mossos d'Esquadra vigilan de cerca los primeros movimientos de los radicales independentistas convocados por Tsunami Democràtic que pretenden alterar el partido de Liga entre el FC Barcelona y el Real Madrid, el clásico, que se jugará esta noche en el Camp Nou. El Área Regional de Recursos Operativos (Arro) ha sido la primera encargada de velar por la seguridad en el entorno del estadio azulgrana, que también está vallado para evitar la actuación de los alborotadores.

Cabe recordar que la Arro se ha desplegado en un primer cordón en la zona del parking del coliseo culé para cortar el paso a los secesionistas. Tras ellos está operativa la Brigada Móvil, los antidisturbios de los Mossos, que han hecho uso de furgonetas con cámaras para identificar a los activistas de Tsunami o a los violentos de Lliris de Foc, el nuevo grupo extremista nacionalista catalán que también están llamados a actuar en el evento deportivo de la jornada.

Seguridad privada

Fuentes conocedoras del dispositivo que se ha desplegado han recordado que el FC Barcelona ha adelantado a las 14:00 la entrada de los vigilantes de seguridad --cerca de 2.000-- y de servicios para conseguir que el partido de Liga se juegue sin incidentes.

Ambiente delante del Reina Sofía y alrededores del Camp Nou / TWITTER

Entrarán antes de hora incluso las 15 personas de mantenimiento del césped que, como el resto de empleados, serán identificados en la puerta tras rebasar el doble cordón policial. Otra de las medidas que ha implementado el club para intentar garantizar que el partido se desarrolla sin incidentes.

Convocatorias independentistas

Los movimientos tanto de los independentistas radicales como de los agentes de seguridad catalana han empezado horas antes de las convocatorias oficiales de las protestas. Tsunami, que permanece en el anonimato, ha llamado a movilizarse a partir de las 16 horas de la tarde, cuatro horas antes de que dé inicio el partido.

Además de los Arro y la Brigada Móvil, los Mossos d’Esquadra han desplegado a la división de tráfico, la unidad de subsuelo, agentes de seguridad ciudadana y la unidad canina. Todas sus actuaciones estarán gestionadas desde el Centro de Coordinación Policial (Cecor) que dirige el comisario jefe en Barcelona, Carles Anfruns. A ellos se les deben sumar los 500 agentes antidisturbios que el Ministerio del Interior ha desplazado hasta la capital catalana para “garantizar la seguridad en infraestructuras críticas” y que estarán preparados para actuar si se necesita.

Buch refuerza a los Mossos

El consejero del Interior catalán, Miquel Buch, ya ha mandado un mensaje desde primera hora de la mañana en el que deja claro que son los Mossos d’Esquadra los que tienen potestad de determinar qué se entra y qué no en el Camp Nou. Además, ha recordado que el FC Barcelona es una “entidad privada y, por tanto, también tiene capacidad de decidir qué es lo que entra y lo que no entra en su casa”.

El consejero del Interior, Miquel Buch, en una intervención en el Parlament / EFE
Miquel Buch Parlament

Todo ello, en referencia a algunas de las performances que los independentistas tienen en cartera. Como el lanzamiento al campo de balones hinchables de color negro que eludirían a las pelotas de goma que la Policía Nacional usó para disipar las protestas violentas en Barcelona y otras grandes ciudades catalanas que siguieron a la divulgación de la condena a los líderes políticos del 1-O.

Buch ha asegurado que “de entrada”, no ve “ningún peligro” en estos elementos aunque deja claro que serán los agentes los que tendrán la última palabra. Se queda de este modo a medio camino entre brindar su apoyo a Tsunami Democràtic y a los Mossos.