Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una discoteca de Barcelona con la pista de baile llena, un lugar donde pueden producirse pinchazos con jeringuilla / CG

Mossos ya investigan 17 casos de pinchazos en discotecas, la mayoría en Lloret

Solo una de las denuncias ha sido interpuesta por un joven, ya que el objetivo son las mujeres, aunque ninguna de las investigaciones ha acabado con una agresión o robo

3 min

Mossos d’Esquadra pide tranquilidad ante el goteo de denuncias por pinchazos en discotecas catalanas. Con todo, ya se investigan 17 casos de lo que parece que es un intento de agresión sexual mediante una nueva modalidad de sumisión química. La primera de ellas se interpuso el pasado 10 de julio y Lloret de Mar es la localidad que concentra la mayoría de ellos. Un total de 15, mientras que el resto son atenciones en Barcelona.  

Por este motivo se piensa que la irrupción de una modalidad de delincuencia está relacionada con el turismo. Cabe tener en cuenta que los primeros casos que se detectaron en Europa fueron en discotecas de Francia tras el fin de las restricciones del coronavirus. Y la costa catalana acoge cada verano un gran número de visitantes de este país.

Las mujeres, las víctimas principales

Con todo, los agentes catalanes insisten en que es pronto para llegar a ninguna conclusión. La inspectora Montse Escudé ha manifestado en declaraciones en Rac1 que “no se puede afirmar” nada sobre la investigación abierta. Ni siquiera tienen claro qué sustancia se inyecta a las víctimas, aunque se trataría de una mezcla química que propicia que las víctimas se duerman.

Agente de los Mossos d'Esquadra / MOSSOS
Agente de los Mossos d'Esquadra / MOSSOS

La inmensa mayoría son mujeres. De las 17 denuncias interpuestas, solo una es de un joven. Mossos sí remarcan que en ningún caso se ha llegado al abuso o a la agresión sexual gracias a que las que recibieron el pinchazo fueron conscientes de ello y alertaron a su alrededor. Tampoco se les ha robado nada.

Denunciar al personal de la sala

Este punto es clave. Tanto los agentes como los gestores de espacios de ocio repiten que cualquier persona que piense que ha recibido un pinchado debe comunicarlo de forma inmediata a cualquier miembro del personal de la sala. En las últimas semanas se han ultimado y comunicado los protocolos de actuación, que incluyen brindar una atención inmediata de la víctima para frustrar la posible agresión, alertar a las autoridades y facilitar la asistencia sanitaria.

El papel de los hospitales catalanes también es clave por lo que parece que será el fenómeno del verano. Son estos centros los que deben recoger muestras de la víctimas para intentar averiguar qué sustancia o sustancias se les ha inyectado y qué posibles consecuencias podrían tener. Esto sería importante para la investigación en curso. En cuanto a los autores, se detalla que todas las salas de fiesta cuentan con cámaras de seguridad. Las autoridades las repasan para dar con los culpables.