Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mossos blindan la sede de Catalunya Ràdio durante el ataque donde un agente golpeó a un manifestante / EFE

Un mosso acepta abonar 30.000 euros a un manifestante al que rompió la muñeca con un golpe de porra

El policía alcanza un acuerdo de conformidad con fiscalía por un delito de maltrato leve a la víctima, en una protesta antiindepedentista tras la DUI

3 min

Un agente de los Mossos d'Esquadra ha aceptado pagar una indemnización de 30.000 euros a un manifestante al que le fracturó la muñeca con un golpe de porra durante una protesta contra la declaración unilateral de independencia del 27-O en Barcelona.

El policía ha alcanzado este viernes un acuerdo de conformidad con la fiscalía por el que ha reconocido haber cometido un delito leve de maltrato y uno de lesiones por imprudencia grave, por los que la Audiencia de Barcelona le ha impuesto también una multa de 1.980 euros.

Protesta contra la DUI

Los hechos se remontan al 27 de octubre de 2017, tras la declaración de independencia de Cataluña, que quedó finalmente suspendida, cuando el mosso se encontraba en las inmediaciones de la sede de Catalunya Ràdio, en el barrio de Sant Gervasi, donde formaba parte del dispositivo desplegado para proteger la emisora ante una protesta de partidarios de la unidad de España.

Tal como recoge el escrito fiscal, que ha ratificado la defensa, la víctima formaba parte de los manifestantes, algunos de los cuales atacaron la radio y rompieron los cristales del inmueble, si bien no consta que el perjudicado llevara a cabo "actos violentos".

30.000 euros de indemnización

En este contexto, el mosso condenado, valiéndose de su porra reglamentaria, "dirigió un golpe al muslo" de la víctima que, "de forma instintiva", interpuso su brazo para protegerse y recibió el impacto en la muñeca.

El agente actuó "sin tener la intención de causar el resultado lesivo que causó" por lo que el fiscal, que inicialmente solicitaba tres años de prisión e inhabilitación por un delito de lesiones, ha modificado sus conclusiones y ha retirado la petición de cárcel, aunque se ha incrementado a 30.000 euros el importe de la indemnización, de la que se hará cargo la Generalitat como responsable civil subsidiaria.

Ataque a Catalunya Ràdio

En un principio, el ministerio público, que pedía el pago de 22.400 euros de indemnización, atribuía al agente haber agredido a la víctima "con ánimo de quebrantar su integridad física" y sin que el uso de la defensa "fuera necesario para el servicio que desempeñaba", una consideración que ha sido eliminada tras el pacto alcanzado entre las partes.

El ataque a la sede de Catalunya Ràdio se enmarcó en una protesta más amplia en la que manifestantes contrarios a la independencia de Cataluña recorrieron el centro de Barcelona y un pequeño grupo de ellos se dirigió a dicho medio de comunicación con banderas españolas y algunos de los participantes rompieron los vidrios de la instalaciones.