Morirse con Áltima es un 40% más caro

Ofensiva vecinal en El Prat de Llobregat para acabar con el "monopolio" de la empresa de servicios funerarios

3 min
Tanatorio de El Prat de Llobregat con el logo de la funeraria Áltima / CG
31.10.2016 00:00 h.

Morirse con Áltima es un 40% más caro. Vecinos y partidos políticos de El Prat de Llobregat (Barcelona) han iniciado una ofensiva para acabar con el "monopolio" de la empresa de servicios funerarios. Para ello esgrimen una cifra que ven concluyente: un servicio en el tanatorio municipal, que gestiona la firma privada, cuesta 2.355 euros más que la media nacional.

El asunto ha cogido tal calado que ERC de El Prat presentará una moción el miércoles en el pleno municipal. El texto pide más transparencia en los precios, estudiar la municipalización del velatorio y modificar la ordenanza municipal para conseguir "tarifas más inclusivas".

Según la Asociación contra los Abusos Funerarios, los ediles de Ciudadanos y Sí Se Puede en el municipio votarán a favor del texto.

"Atropello"

Preguntado por la cuestión, un portavoz de Áltima ha comunicado que no realizaría ningún comentario sobre el conflicto.

Quien sí ha hablado es José Luis Manzano, presidente de la entidad. "Los precios están muy por encima de la ordenanza municipal. Es un atropello a las familias, que tragan con las tarifas para no parecer cicateras en momentos tan duros como el que sigue a una defunción", ha lamentado.

Estudio

El activista justifica la ofensiva con datos. "El precio medio de una defunción en España, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), es de 3.545 euros. En el Prat de Llobregat se pagan 5.900 euros por el servicio más barato", enumera, presentado un presupuesto pedido a Áltima.

Ello responde, según Manzano, a la presunta posición de "monopolio" que ejercería la empresa en la localidad. "Controla el 95% de los servicios", denuncia.

"El 83% de los fallecimientos --continúa el vecino-- se producen en hospitales. Porqué una sola funeraria domina el mercado en un municipio es algo que escapa al sentido común, pero no al económico: hay un reparto de mercado deliberado".

¿Quiere hacer un comentario?