Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Montaña de sal de Cardona

Montaña de sal de Cardona: descubre este fenómeno de la naturaleza

Las minas de sal de Cardona compiten con el impresionante castillo medieval de la localidad en popularidad. Descubrirlas ayuda a completar el viaje y a convertirlo en una experiencia inolvidable y cul

6 min

Las minas de sal de Cardona compiten con el impresionante castillo medieval de la localidad en popularidad. Descubrirlas ayuda a completar el viaje y a convertirlo en una experiencia inolvidable y cultural.

¿Qué son las montañas de sal de Cardona? Un espacio de 2.000 metros de profundidad y más de 120 de altura en el que las lluvias anuales aceleran su erosión y su crecimiento a partes iguales. La visita consiste en descender a 86 metros de profundidad para apreciar las diversas formas que adopta la sal.

Dos formas de recorrer la montaña de sal de Cardona

Entre 1929 y 1990, el lugar fue la sede de la mina Nieves de Cardona. En la actualidad, su edificio principal se ha convertido en el Parc Cultural de la Montaña de Sal. Sus objetivos son divulgar la enorme importancia de este yacimiento y explicar cómo es posible que se encuentre en este espacio natural.

La dirección del parque se esfuerza por conseguir las mejores sensaciones en cada visitante. En este sentido, cualquier viajero puede elegir entre dos alternativas principales.

La visita guiada

Desde su apertura en 1997, la visita guiada es la opción ideal para los que deseen conocer al detalle todos los rincones de este yacimiento. Permite recorrer las vetas y los pliegues para que puedan apreciarse sus diversos minerales. El impresionante castillete del pozo de extracción es el punto de partida del recorrido por el antiguo edificio.

El museo acerca la historia de la explotación minera y del valle salino de Cardona, donde la flora autóctona es la auténtica protagonista. Pero también los interesados en la arquitectura industrial podrán conocer el edificio de máquinas. La bajada al sótano y las fotografías expuestas completan una visita irrepetible.

Al salir, es posible acceder al Centro de Artesanía de la Sal y a la tienda para adquirir algún recuerdo.

Una visita teatralizada

La visita teatralizada supone asistir a la representación de Proyecto Alquimia: el secreto del Liber Salis. Tomeu y Carlota Bartomeu son descendientes de Guillem Bartomeu, un alquimista que escribió, en el siglo XV, la obra Liber Salis. En esta monografía comenta tanto las características de la montaña como su gran secreto.

Será uno de los hermanos el que pida la colaboración de los visitantes para conocer un nuevo mineral, ya que el destino de la humanidad puede cambiar para siempre con tan importante hallazgo. Antes, ambos irán desgranando cómo se formó la montaña y cuál es el sistema de extracción de la sal. La magia del final de la visita siempre deja un agradable sabor de boca.

Sin duda, esta modalidad es la más recomendable para familias con niños, pues estos aprenderán de una forma divertida las características de este espacio.

La Capilla Sixtina de Cardona

Este es el nombre que recibe una de las galerías que se visitan. Consiste en una zona en la que las caprichosas formas que adoptan las rocas de sal sorprenden al turista. La luz natural genera que algunas partes cambien de color y que las sombras las conviertas en imágenes diversas.

Dada su belleza, el espacio se emplea para eventos de diversa índole. De hecho, esta alternativa permite celebrar conciertos con una acústica perfecta en un marco incomparable.

Las condiciones de las visitas

Las propias peculiaridades de las montañas exigen que haya una serie de requisitos que han de conocerse antes de la visita. En primer lugar, todas las personas que accedan al yacimiento deben llevar casco de seguridad. Además, será el guía el que indique dónde se puede grabar o fotografiar.

Por otro lado, no se permite la entrada ni de mascotas ni de carritos de bebé. Es aconsejable reservar las entradas con tiempo, ya que la capacidad es muy limitada. Con esta medida se persigue preservar mejor las condiciones naturales de la montaña.

Se recuerda que la temperatura durante la visita es de 17 grados y que es adecuado llevar un impermeable para protegerse de la sal. La recepción de los visitantes comienza 30 minutos antes de la hora de entrada.

Las personas con problemas de movilidad pueden solicitar previamente el uso de un vehículo especial. El pavimento es natural y hay algunas zonas con desniveles que el guía se encarga de anunciar para extremar las precauciones.

En La Botigueta hay todo tipo de productos relacionados con la mina y el área exterior está habilitada para comer con la familia cómodamente tras la visita. Por último, el espacio cuenta con aparcamiento gratuito y vigilado. De este modo, la experiencia resulta mucho más completa.

Visitar las minas de sal de Cardona es una propuesta ideal a menos de 90 minutos de Barcelona en coche. Teniendo en cuenta la cercanía de otras localidades de interés, como Vic o Manresa, el desplazamiento es perfecto para pasar un día inmejorable y conocer en primera persona algunos puntos clave de la zona interior de Cataluña.