Menú Buscar
Imagen aérea de los centros penitenciarios Brians 1 y Brians 2 / CG

La Modelo se va a Brians 2

El Gobierno catalán rechaza la idea inicial de trasladar la cárcel desde el centro de Barcelona a la Zona Franca

18.12.2016 00:00 h.
3 min

La mítica cárcel catalana relacionada con las torturas en la época franquista y situada en pleno centro urbano parece que por fin echa el cierre. La prisión de hombres de Barcelona, más conocida como la Modelo, estaba destinada a ser trasladada a la Zona Franca de la capital catalana, un territorio alejado del trajín habitual. Sin embargo, las últimas informaciones apuntan que no será así.

La idea es que, a mediados del 2017, tanto los 900 presos de la Modelo como los 500 funcionarios que trabajan en ella se trasladen a la cárcel de Brians 2, situada en la carretera de Martorell, en Barcelona. En concreto, se vaciarían seis de los 14 módulos que tiene la prisión para acoger a los 700 internos que están encarcelados de forma preventiva.

Los otros 200 reclusos penados se destinarían a diferentes centros penitenciarios como Brians 1 o Lledoners, por ejemplo. “El traslado sería una aberración que pagaríamos muy cara todos: los presos, sus familias, los profesionales y voluntarios, los cuerpos de seguridad y los trabajadores penitenciarios” explica a Crónica Global el coordinador de la Agrupación de los Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP), Francesc López.

Dificultará las visitas

El portavoz critica que no se planifique con criterio público y alerta del peligro que supondrá el traslado diario de un número tan elevado de presos. Añade que las familias de los presos tendrán más dificultades para ir a visitarles, incluso los propios abogados, que en ocasiones acuden a última hora del día tras recibir la llamada de los internos.

El derribo de la Modelo significaría el cierre, también, del centro abierto número uno de la cárcel, zona en la que se encuentran los internos que están en tercer grado. Estos presos se trasladarían al centro abierto número dos, situado en el barrio de la Trinitat Vella y que despertó un profundo rechazo de los vecinos.

Justicia no decide

Por su parte, la Consejería de Justicia no ha confirmado la información, pero tampoco la ha desmentido. “Nadie del departamento de Justicia ha decidido eso” ha dicho un portavoz a este medio. A la pregunta de si no tenía constancia ha contestado: “No es que no tengamos constancia, es que nadie del departamento de Justicia lo ha decidido”, ha concluido sin aportar más datos.

Por ahora, la preocupación crece entre los funcionarios por el alto volumen de interinos que ocupan los puestos de trabajo y la posibilidad de que el traslado les deje sin empleo. "Las decisiones políticas que no tienen en cuenta a los profesionales y técnicos acaban saliendo muy caras" sentencia López.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información