Menú Buscar
Capturas de pantalla de 'La Dépêche du dimanch', sobre los escándalos de Jordi Cinca y Andorra / CG

La prensa francesa también duda de Cinca, el ministro de Finanzas de Andorra

El proceso abierto por sus negocios en el Principado afecta a la credibilidad del Gobierno de Toni Martí

5 min

El oscuro pasado del ministro de Finanzas de Andorra, Jordi Cinca, ha manchado las páginas de la prensa de Francia. La investigación por delito societario y blanqueo de capitales que se ha iniciado en el Tribunal de Corts, que equivale a la Audiencia Nacional, y la actividad del político en la empresa Orfund ha despertado el interés de los medios locales del país.

No es un territorio cualquiera. El presidente galo es uno de los dos copríncipes de Andorra y su opinión es básica para el devenir de la región. Supone un golpe a la imagen del pequeño país que el principal semanario local de su zona de influencia francesa, la edición del Haute-Garonne de La Dépêche du Midi, abriese este domingo con un reportaje extenso sobre los principales escándalos financieros del país. Y Cinca se lleva el protagonismo.

Vinculación con los ‘diamantes de sangre’

Se recuerda que la credibilidad del ministro de Finanzas saltó por los aires con la publicación de los llamados papeles de Panamá. La desclasificación masiva de información sacó a la luz documentos que vinculaban a Cinca con negocios poco ortodoxos en varios países africanos.

Entre ellos, la autorización que recibieron las sociedades que representaba para importar piedras preciosas de Liberia durante la época de Charles Taylor. Estaba firmado por el propio dictador, hecho que le relaciona con el tráfico de los diamantes de sangre.

Finta para evitar las cámaras

Ha sido su anterior jefe, Joan Samarra, el que ha puesto al ministro frente la justicia. Primero con la presentación de una querella en España que se archivó por un problema territorial, tal y como avanzó Crónica Global, y después con la remisión de la causa en Andorra. Ha sido admitida a trámite, aunque la finta de Cinca para eludir las cámaras en su declaración ante la juez Concepción Barón también recibe las críticas de la prensa francesa.

Avanzó la comparecencia a la mañana del día que estaba citado para evitar la publicidad perniciosa. No ha sido suficiente y, lo que es peor, la tormenta que ha desatado afecta a la credibilidad de todo el Gobierno. Un extremo complejo con otro escándalo vivo en el Principado del calado del caso BPA.

Dudas sobre la gestión

Las dudas sobre la gestión de la información que se hizo llegar a FinCen --el organismo del Tesoro de EEUU dedicado al control del blanqueo de capitales internacional--, que dio el golpe de gracia al banco de los Cierco en marzo de 2015, son cada vez mayores. Tampoco ayudan los errores que siguieron a la toma de control pública de la entidad y su venta al fondo buitre JC Flowes.

Ponen la guinda al pastel los casi dos millares de ahorradores que siguen atrapados en el mini corralito de BPA. Sus ahorros no han sido migrados a Vall Banc porque se les acusa de lavar dinero. Han empezado a acudir a los tribunales para dar salida a su situación. Además, ninguna entidad internacional quiere ejercer de banco agente y no se pueden traspasar los activos fuera de balance.

Cinca evita a la prensa

Cinca sólo habla estos días con la prensa amiga de su país. No ha atendido a los medios franceses. Teme por los nuevos titulares contra su persona, indican fuentes de su entorno. Sólo dimitirá si la justicia le procesa por los delitos de los que le acusa su antiguo jefe. Y, llegado el caso, esperaría a una condena real porque los ha negado de frente. Pero su imagen está muy deteriorada.

Toni Martí, el jefe del Gobierno, es consciente de la debilidad del responsable de Finanzas y portavoz del Ejecutivo. Pero dejarle caer también implica reconocer sus propios errores como máximo responsable político de Andorra, señalan los mismos interlocutores. Por ahora, el apoyo del presidente a Cinca no tiene fisuras.