Menú Buscar
Vacuna antigripal / EE

Un millón de sanitarios pasan de la vacuna antigripal

A Sanidad le preocupa que solo tres de cada 10 se inmunicen, mientras que el resto puedan enfermar y transmitir el virus a los pacientes

05.10.2019 00:00 h.
6 min

La gripe pronto llegará y, para prevenirla como cada año, la campaña de la vacuna se inicia el 14 de octubre. Asusta saber que solo se vacunan tres de cada diez profesionales sanitarios y servicios sociales. Los otros siete, casi un millón en números globales, pasan olímpicamente de la protección, y pueden enfermar y transmitir el virus a los usuarios de los 466 hospitales y 13.129 centros de atención primaria.

Las cifras, reconociendo la incongruencia y el viejo dicho de que “en casa del herrero, cuchillo de palo”, las ha puesto en un informe la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo. El objetivo es “hacer campaña” en la próxima reunión con los consejeros, para que el porcentaje de vacunados, extensible a otro personal estratégico como los cuerpos de seguridad del Estado, suba este año al 40%. En Estados Unidos el programa Healthy People prevé alcanzar en 2019 el 90% de cobertura.

Responsabilidad ética

El Ministerio de Sanidad quiere buscar la complicidad de “organizaciones y colegios profesionales, sindicatos y sociedades científicas para que trasladen a sus integrantes la recomendación de vacunación por responsabilidad ética con las personas de riesgo que atienden".

También pide el documento ministerial "reforzar la captación activa de mayores de 65 años y otros grupos de riesgo". Actualmente se vacuna el 55%. Carcedo persigue este año el objetivo del 65% "e ir acercándonos a los de la OMS y la UE de, al menos, un 75% de cobertura". El organismo internacional asegura que el mínimo para generar inmunidad e interrumpir la transmisión de la gripe en los centros sanitarios es del 80%. Lo ideal, claro, sería el 100%.

“Esta inmunización no es obligatoria y la recomendación no cala lo suficiente entre los sanitarios. Es una asignatura pendiente para el sistema, el reto de cada campaña en todas las comunidades”, lamenta la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene. No obstante, algo se va avanzando. En 2003 apenas se vacunaba el 24% y en el 2009 el 26%.

Negativas erróneas 

Los profesionales consultados en estudios realizados en once hospitales españoles muestran como motivos más frecuentes para vacunarse proteger su salud (65,6%), creer que es conveniente (45,7%) y evitar contagiar a los pacientes (42,5%) y a los familiares (39,8%).

La principal razón para no hacerlo se basa en los posibles efectos secundarios de la vacuna. Incluso está extendida entre un 36% la errónea idea de que puede producir gripe o una enfermedad similar. Otros motivos son la percepción de bajo riesgo y las dudas sobre su efectividad.

La enfermería, a la cola

Una encuesta realizada en el Hospital General de Alicante entre más de 600 sanitarios muestra que el personal de enfermería y el auxiliar son los que más dudan de la eficacia. “Precisamente se trata de los trabajadores que prestan más cuidados de forma más directa y cercana al paciente”, se advierte.

El Estudio de Prevalencia de las Infecciones Nosocomiales en España (EPIME 2013) revela que el 23% de las registradas son adquiridas durante los ingresos hospitalarios. Buena parte podrían evitarse con la vacuna.

“Habría que esforzarse en informar al personal, de que la eficacia del 70-90% que consigue la vacuna tiene una relación beneficio-riesgo alta”, advierten los autores. “La mayoría de los motivos para no vacunarse se basan en creencias equivocadas”, remachan.

Vacuna cambiante

La Comisión de Sanidad Pública el Ministerio de Sanidad contempla dos cambios en los componentes de vacuna para esta temporadas 2019-20, de acuerdo con las cepas circulantes por todo el mundo. Sus responsables confían en que será efectiva en más del 80%.

Los expertos explican que la epidemia anual de gripe suele llegar con el frío, tras la Navidad y las reuniones familiares y en espacios públicos donde circula el virus. El año pasado sobrepasó la tasa global de 250 casos por cada 100.000 habitantes. Las comunidades desplegaron sus planes de contingencia para hacerle frente, pero la avalancha de afectados por el virus volvió a saturar las urgencias de algunos hospitales.

Más de 15.000 muertes

Peor fue la temporada 2017-2018. Según datos oficiales, casi 800.000 españoles la padecieron. De ellos, 52.000 tuvieron que ser ingresados, y más de 15.000 fallecieron.

Los expertos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica advierten de que el número de episodios de gripe evitados por la vacuna habría sido mucho mayor si se hubieran vacunado más las personas del principal grupo de riesgo, los mayores de 65 años. Y los profesionales sanitarios. Su inmunización, recuerdan, también es fundamental para evitar bajas laborales y para predicar con el ejemplo.