Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista de un TAC pulmonar de la periodista Pilar Eyre, donde se ve su pulmón derecho expandido en la parte superior / CEDIDA

El milagro del cuerpo humano: un pulmón se expande cuando pierde a su hermano

La periodista Pilar Eyre vive desde hace 50 años con un único pulmón que ha ocupado parte del hueco que dejó el otro, un fenómeno que los neumólogos cuentan que ocurre habitualmente con varios órganos

6 min

La periodista Pilar Eyre padeció una enfermedad respiratoria cuando tenía 20 años que no pudieron curarle con antibióticos, por lo que le extirparon el pulmón izquierdo --que era el más afectado--. Ahora tiene 70 años y mantiene una vida normal, aunque acude de forma periódica a sus revisiones médicas. En la última, le hicieron un TAC que mostró algo un tanto sorprendente: el pulmón que le queda se ha expandido y ha ocupado parte del hueco que dejó el otro. 

La escritora lo compartió en su perfil de Twitter, ya que su neumólogo le dijo ser algo que no había visto antes, pero la realidad es que este fenómeno ocurre habitualmente con varios órganos. “Es totalmente normal que los órganos de alrededor se expandan y acomoden para llenar el hueco que queda, algo que también pasa si te quitan un riñón o medio hígado, por ejemplo”, han explicado a Crónica Global desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Corazón desplazado hacia la axila

Cuando esto ocurre, el vacío que queda se llena con un líquido que contiene proteínas para compensar la presión negativa que queda en el espacio que anteriormente ocupaba el órgano en cuestión. “Poco a poco el cuerpo lo va absorbiendo, por lo que el hueco que queda retrae a estructuras de su alrededor”, cuenta la Dra. Susana Padrones, de la Sociedad Catalana de Neumología, de la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña. 

De este modo, el diafragma del lado que queda vacío también sube, así como todo lo que se encuentra en la parte central del tórax --lo que se conoce como mediastino--. En el caso de Pilar Eyre, su pulmón derecho le ha atravesado el esternón y le ha desplazado el corazón cerca de la axila. Según ha contado a este medio, esto no ha tenido ninguna consecuencia negativa para ella, pues los profesionales aseguran que es “poco habitual” que haya afectaciones a nivel de salud porque el cuerpo está hecho para estos cambios.

La periodista y escritora Pilar Eyre, cuyo único pulmón se ha expandido / PABLO MIRANZO (CG)
La periodista y escritora Pilar Eyre / PABLO MIRANZO (CG)

Un caso “especial”

“Cuando se extirpa un órgano, el cuerpo se acostumbra progresivamente al cambio, aunque hay que vigilar que no se dé una posición anómala de ningún órgano”, subraya el Dr. Edmundo Rosales, neumólogo de HM Nou Delfos. En estos casos, si la tráquea o el esófago quedan girados, la doctora Padrones señala que podrían aparecer síntomas como tos o alguna infección respiratoria, aunque se trata de “casos excepcionales”.

En todo caso, estas expansiones de órganos suelen darse durante los primeros meses o años después de la operación, señala el Dr. Ferran Morell, presidente de la Fundación Catalana de Neumología (FUCAP). No obstante, el caso de la periodista no ha sido este, ya que en el último TAC que se realizó hace unos siete años asegura que no se veía esa lengua en la parte superior de su pulmón. “Que esto se haya dado a mi edad me hace sentir especial y me ha dado un chute de energía porque me demuestra que mi cuerpo tiene tantas ganas de vivir como yo”, confiesa.  

La capacidad pulmonar no cambia

Eyre es consciente de que su capacidad pulmonar se mantiene igual, pues los pulmones no pueden regenerarse --a diferencia del hígado--, por lo que es el mismo tejido pero expandido. Aun así, remarca que su último análisis respiratorio indicaba que tenía un 52% de capacidad, mientras que el año anterior fue de un 50%. “El cambio es muy bajo, por lo que no es significativo”, señala el doctor Rosales.

De todos modos, la periodista se siente afortunada: “Muchas veces salía llorando de las consultas porque pensaba que algún día se produciría un milagro y el pulmón izquierdo me habría vuelto a crecer, por lo que siento que mi sueño se ha cumplido en cierta manera”. Y es que, aunque este fenómeno suela ocurrir y no represente ningún tipo de mejora para la paciente, muestra la sabiduría del cuerpo humano, que trabaja de forma inconsciente y constante para poder vivir en las mejores condiciones posibles.