Menú Buscar
Parada de la L1 en la plaza de Espanya de Barcelona durante la huelga del metro / CG

La Generalitat irrumpe en el conflicto del Metro de Barcelona: propone el arbitraje

TMB acepta la propuesta del Govern e insta a los sindicatos del suburbano a dar el mismo paso de forma voluntaria

Rafa Mezquita/Cristina Farrés
3 min

La Generalitat de Cataluña ha propuesto este martes a Transports Metroplitans de Barcelona (TMB) y al comité de huelga del metro de la capital catalana un arbitraje para resolver el conflicto laboral que se arrastra desde hace más de un año. La renovación del convenio colectivo que se inició en 2015.

La conselleria de Trabajo, liderada por la sindicalista Dolors Bassa (ERC), sería la encargada de designar a la persona encargada de escuchar a la parte empresarial y a la social, comprobar sus reclamaciones y proponer un laudo. Una resolución equiparable a una sentencia judicial, por lo que es de obligado cumplimiento. 

TMB acepta

La dirección de la empresa pública que depende del Ayuntamiento de Barcelona ya ha aceptado la mediación obligatoria. Justifica que da el paso por "coherencia con la actitud constructiva, flexible y responsable desarrollada a lo largo de la negociación del convenio".

En un comunicado, indica que el arbitraje puede ser una salida "efectiva" para que la plantilla logre "mejoras salariales y sociales". "Se pondrá fin al conflicto laboral y a las paradas indefinidas de cada lunes", han explicado fuentes de la compañía a Europa Press. También pide que se imponga la responsabilidad entre los sindicatos y que "se libere a los ciudadanos de nuevas huelgas".

Turno de los sindicatos

La Generalitat ejerce de mediadora desde hace meses en el conflicto. Los sindicatos se levantaron en abril de la mesa de negociación al alegar que los representantes de TMB no cumplían con sus promesas. Desde ese momento, sólo se veían las caras en el diálogo que la consejería de Trabajo está obligada a convocar ante cualquier petición de huelga. Y como los paros han sucedido cada lunes desde hace nueve semanas, los encuentros se han sucedido cada semana. 

No siempre ha participado la dirección. La primera propuesta de acuerdo que se planteó desde la Generalitat a finales de abril fue rechazada por el comité de huelga. Tras esta negativa, criticada por los portavoces de la cúpula de la empresa pública, Trabajo celebró varias sesiones sólo con los sindicatos para intentar llegar a un acuerdo. Se consiguió, pero el documento resultante tampoco consiguió el visto bueno de la dirección. 

En este enroque del diálogo, los trabajadores plantearon en una asamblea la semana pasada incrementar el pulso con TMB. Han anunciado que mantendrán sine die los paros de cada lunes y que se suspenderá el servicio para la Diada del 11 de septiembre y para La Mercè, que todavía no se han convocado.

Destacadas en Vida