Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mercado de ropa de segunda mano / PIXABAY

El mercado de segunda mano se consolida en la pandemia

Además del motivo económico, en España los compradores se decantan por este tipo de productos en busca de un modelo más sostenible

Carlos López Aguirre
4 min

Comprar productos de segunda mano es una práctica habitual desde hace muchos años. Sin embargo, el contexto actual, apuntalado por la pandemia, ha dado alas a este mercado. Por un lado, impulsado por las necesidades económicas de los compradores o por sus situaciones laborales y, por otro, por una cuestión de consumo responsable. A su vez, los productos adquiridos han variado, sobre todo en situaciones excepcionales.

Según el reciente estudio La Red del Cambio de Wallapop, el 60% de los españoles declaró que estaba dispuesto a comprar más de segunda mano, evitando productos nuevos. Añade que esta tendencia al consumo se hizo patente con la actividad que la aplicación registró también durante el verano.

Determinados por el confinamiento

La llegada de la pandemia y la obligación de quedarse en casa cambió por completo el ritmo de vida y, por supuesto, las necesidades. En este sentido, desde Wallapop señalan que durante el confinamiento las búsquedas de productos para cocinar crecieron en un 66%, mientras que las de los artículos para hacer deporte en casa llegaron al 200%.

Por su parte, la red de tiendas Humana, dedicada a la venta de ropa de segunda mano, tuvo que mantener bajadas las persianas durante toda la primavera del año pasado. Cuando recuperaron la actividad, los clientes buscaron especialmente prendas como camisas, camisetas, chaquetas y accesorios. “Por supuesto, esto varía según el contexto socioeconómico en el que se encuentra cada establecimiento”, aclara el responsable de comunicación de Humana, Rubén González.

Clientes y teletrabajo

La elección de este tipo de prendas no es trivial. González indica que son de uso prolongado y que no ofrecen mayor complicación a la hora de utilizarlas, como sería el caso de los pantalones que, en muchos casos, necesitaría algún tipo ajuste. En cuanto al cliente promedio, señala que son en especial mujeres con edades comprendidas entre los 30 y 50 años. “Aunque en los últimos tiempos acuden cada vez más jóvenes, en especial millennials”.

Por otra parte, los productos que eligen los clientes están determinados por las circunstancias. La pandemia ha desarrollado como nunca el teletrabajo y eso se refleja en el aumento en la compra de accesorios de oficina, como lo demuestra Wallapop. En junio de 2020 se registró un aumento en las adquisiciones de escritorios (136%), ratones (192%), teclados (172%) y materiales como lámparas de sobremesa (128%) y pantallas (99%), en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Una cultura al alza

Según una encuesta global realizada por Statista, el 37% de los españoles entrevistados declararon haber comprado por lo menos un artículo de segunda mano durante el último año. En dicha investigación, España ocupa el séptimo lugar. Polonia encabeza el ránking, con el 51%.

Por su parte, un estudio realizado por la cadena norteamericana de tiendas de segunda mano ThredUP señala que en 2019 este mercado vendió cerca de 7.000 millones de dólares y prevé que para 2024 llegará a los 36.000 millones de dólares. Tanto Wallapop como Humana, a su vez, y desde sus diferentes perspectivas, coinciden en que la cultura por un consumo más sostenible crecerá en los próximos años.