Menú Buscar
¿Son alarmantes los casos de meningitis en Cataluña?

¿Son alarmantes los casos de meningitis en Cataluña?

Los expertos piden evitar la psicosis y ceñirse a los calendarios de vacunaciones tras tres casos en 15 días, dos de ellos mortales

05.04.2017 00:00 h.
5 min

¿Son alarmantes los casos de meningitis en Cataluña? Expertos y médicos coinciden en que el suceso de la niña de Berga (Barcelona) ingresada en el Hospital de Sant Pau y las muertes de dos menores de Manresa (Barcelona) y Girona no deben derivar en psicosis. Recomiendan ceñirse al calendario de vacunas y seguir los consejos de los pediatras.

"Estamos en un escenario de absoluta normalidad. Son episodios tristes, es evidente, pero entran dentro de las curvas de afectación poblacional. Además, los casos no están relacionados entre sí ni en el tiempo ni en el espacio. Tampoco son causados por el mismo tipo de bacteria", ha recordado Antoni Trilla, jefe de Epidemiología del Hospital Clínic Barcelona.

La Sociedad Española de Pediatría Social aporta datos. "En niños menores de un año, la aparición de meningitis es de un caso por cada 10.000 individuos. Hasta cuatro años, uno de cada 100.000 niños desarrolla la enfermedad", explica Jesús García, su presidente.

Diferentes tipos

Los facultativos recuerdan que la infección se divide en dos grandes grupos, la vírica y la bacteriana, siendo esta última mucho menos frecuente pero más virulenta.

"Los síntomas incluyen fiebre, dolores de cabeza, rigidez muscular y rigidez en la nuca", enumera la pediatra Amalia Arce, de la Fundació Hospital de Nens de Barcelona.

"La meningitis vírica tiene una evolución positiva ---continúa la doctora Arce--. La bacteriana es mucho más compleja y requiere un tratamiento más agresivo".

"No hay brote epidémico"

El caso de meningitis detectado en una niña de Berga, y que se está tratando en el Hospital de Sant Pau, es un episodio vírico y, por tanto, leve. Por el contrario, la niña de Manresa contrajo el subgrupo bacteriano C, que los médicos previenen con una vacuna con triple dosis.

"Es inexplicable que no estuviera vacunada. El Centro de Atención Primaria (CAP) pudo haber olvidado una dosis, pero no las tres. Fue una decisión de los padres", ha lamentado el médico de un ambulatorio de esta localidad.

Por su parte, la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPC) no ha podido aislar el tipo de microorganismo que causó la infección mortal de Girona.

Esta variedad de casos la utilizó el martes como argumento el director de la agencia, Joan Guix, para descartar un brote epidémico en la región.

Consejos a los padres

En este escenario de casos repartidos por todo el territorio, los expertos llaman a la calma. "Recomendamos alerta, no miedo", precisa Jesús García.

"Los padres deben informarse, siempre con datos rigurosos y objetivos. Las fuentes deben ser sin excepción el pediatra de cabecera o las autoridades sanitarias", ha agregado el presidente de la sociedad.

"La meningitis vírica es leve. La bacteriana se trata con antibióticos y se previene con la vacuna contra el meningococo C. El resto de dosis combaten otros grupos muy concretos, como el B. Así, queda a criterio de los padres administrar esta vacuna. Pero es muy cara y requiere cuatro dosis para los niños más pequeños", recuerda el doctor Trilla.

¿Qué es la meningitis?

Cabe recordar que la meningitis es una enfermedad infecciosa provocada por virus o bacterias que causa la inflamación de las meninges, unas membranas que recubren la médula espinal y el cerebro. Aunque es más común en niños, la pueden sufrir personas de todas las edades.

"Nadie se muere de meningitis. Lo letal es el riesgo de infección sanguínea o sepsis, que es lo que causa la muerte. Por ello, si los padres o profesores detectan fiebre en un menor no es un indicador de la infección. Deben vigilar otros síntomas, como rigidez, llantos incontrolados o agitación", avisa un pediatra de Manresa.

"La afectación bacteriana, más grave, se divide en los grupos A, B y C. Existen vacunas que combaten los tipos B y C, los más frecuentes. La última está incorporada en el calendario de vacunación. El calendario no contempla profilaxis para el tipo B, pero este es un debate que debería afrontarse con argumentos, literatura científica y más calma", concluye Trilla.