Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sartén sobre una placa de inducción

Los mejores productos para limpiar placas de inducción

Recogemos consejos de limpieza y mantenimiento para alargar la vida útil de tu placa de inducción

6 min

Tener artefactos que nos faciliten las actividades diarias de la cocina es una maravilla, sobre todo si nos facilitan la cocción de los alimentos. De entre ellos, las placas de inducción son una gran herramienta que nos permite utilizar los avances de la tecnología a nuestro favor. Estos electrodomésticos nos ayudan a calentar mucho más rápido los alimentos, ahorrando tiempo y energía. Y sobre todo, convierten la hora de cocinar en una experiencia agradable y placentera. Por eso muchas personas ya incluyen este tipo de quemadores en sus nuevos proyectos e incluso en sus proyectos de remodelación. Si quieres obtener más información sobre ellas, puedes hacer clic en este portal web.

Ahora bien, es cierto que las placas de inducción son un gran avance tecnológico para incluir en nuestras cocinas, pero tenemos que tener en cuenta que requieren un mantenimiento adecuado, que incluye una serie de productos de limpieza que fueron diseñados para mantener su estructura física en las mejores condiciones, para que duren en el tiempo. 

¿Cómo limpiarlas de forma correcta? 

Cuando adquieres una placa de inducción, es inevitable que esta se convierta en uno de tus artefactos favoritos en la cocina. Por tanto, la usarás todos los días, y esto generará un desgaste constante del equipo. Sobre todo si no la utilizamos de forma correcta. Cuando no le damos el uso correcto a nuestra placa de inducción, esta se irá deteriorando, y por ende, va a perder el brillo del cristal, e incluso le podemos generar ralladas que lamentablemente luego no van a desaparecer. Por eso es muy importante que aprendamos cuál es la forma correcta de limpieza y uso. Dentro de las acciones que le causan deterioro o daño tenemos: 

·       Cocinar a temperaturas muy altas

·       Utilizar productos de limpieza no recomendados

·       Dejar caer alimentos sobre la placa

·       Las salpicaduras de agua

·       Las salpicaduras de aceite.

Muchos dirán que algunos de estos factores que pueden dañar la placa son inevitables, ya que cuando cocinamos es normal que hayan salpicaduras o que se nos caiga algún alimento. El problema está en cómo se limpian los rastros de estas salpicaduras o alimentos. Así que si quieres limpiarla de forma correcta, debes seguir estos consejos y pasos: 

Apagada y con productos específicos 

El primer paso es asegurarte de que la placa de inducción esté apagada y completamente fría. No debes realizar la limpieza si alguna de sus zonas aún está caliente. 

Para limpiarlas, se deben utilizar productos que han sido diseñados para limpiar vitrocerámicas. Así que cuando tu placa esté fría, pon el producto sobre ella y sigue las instrucciones. 

Deja actuar y retira con una bayeta húmeda

El producto se debe dejar actuar durante varios minutos sobre la zona que esta manchada, cada producto tiene sus propias indicaciones. Así que dependiendo de la marca que elijas, el tiempo será mayor o menor. Lee las recomendaciones de uso que están en el envase. Cuando pase el tiempo que se nos indica en las instrucciones del fabricante, retiramos el mismo con la ayuda de una bayeta húmeda. Por último, pasamos un trapo seco para que la placa de inducción se quede completamente seca. 

Aunque lo mejor para tu inducción es que utilices un producto diseñado para limpiar vitrocerámicas, existen otros productos que también funcionan para limpiar las placas de inducción. Dentro de ellos destacan dos productos que son totalmente naturales: el limón y el vinagre. Estos nos ayudan cuando la placa tiene manchas difíciles de retirar. 

¿Cómo utilizar el limón y el vinagre? 

Para limpiar nuestra placa utilizando limón, solo tienes que poner unas gotas del mismo sobre los restos de comida que estén adheridos y sobre aquellas manchas que quieras eliminar. 

El limón es un gran limpiador, ya que gracias a su acidez es capaz de eliminar las manchas por completo. Después de que este actué, retira el limón con los restos con una bayeta húmeda y luego pasa un trapo seco. 

Otro de los productos que se pueden utilizar es el vinagre, este por lo general se usa caliente. Se pone sobre las manchas y se deja reposar durante unos minutos. Luego se retira con la bayeta humedecida y se limpia con un trapo seco. Claro que no debemos olvidar que estos son trucos caseros, que no sustituyen el poder de limpieza de los productos limpiadores que han sido diseñados especialmente para la limpieza de vitrocerámicas. 

--

Contenido patrocinado