Menú Buscar
Pescado fresco / PIXABAY

¿Dónde se puede comer el mejor pescado de Tarragona?

Esta provincia destaca por sus productos del mar tanto a nivel local como europeo

3 min

Tarragona destaca por albergar pescados de gran calidad en sus costas. Tanto es así, que desde el año 1982 la provincia se sitúa como la lonja más importante de toda Cataluña. Gracias a la salinidad de sus aguas y a la preocupación de los pescadores por llenar el mercado con productos frescos, sus piezas son de un alto nivel de calidad e incluso cuentan con prestigio internacional. Por ejemplo, la gamba de Tarragona es un producto que consigue el reconocimiento europeo por su especial sabor.

Sin embargo, son también reconocidos otros pescados, como el lenguado, la sardina, el bonito, la merluza de palangre, que además se pesca con anzuelo siguiendo el modelo de pesca artesanal y la pescadilla de Tarragona. En concreto, el puerto pesquero de Tarragona se presenta como una de las actividades económicas más importantes de toda la región, llegando a alcanzar más del 30% de los ingresos de todos los puertos de la provincia. Su actividad da lugar a más de nueve millones de quilos de pescado, con una flota que alcanza las 100 embarcaciones.

El Serallo

El barrio del Serrallo es el mejor lugar para probar el pescado de Tarragona y sin duda, una de las zonas donde se mueve el turismo gastronómico más importante de la ciudad. En el Serrallo se ofrece al público una cantidad de opciones inmensa para comprar y degustar productos totalmente frescos. En este sitio es donde se sitúa la famosa lonja de pescadores de la región, cuya actividad, como hemos señalado, representa una de las principales vías económicas para la ciudad.

Anteriormente, las transacciones económicas de la lonja se resolvían mediante la subasta tradicional, un legado que poco a poco se ha ido perdiendo. No obstante, a pesar de la pérdida de su esencia original, el desarrollo de esta actividad es ahora más ágil y tiene un mayor alcance de compradores.

Del mismo modo, el turismo gastronómico que se mueve en este barrio marítimo no solo se motiva por la compra de pescados, también por la variedad de terrazas y restaurantes especializados en este tipo de productos que ven disparadas las visitas en momentos concretos del año, especialmente las vacaciones de verano.