Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Varios periodistas en una rueda de prensa en Rusia, desde donde se suspende la cobertura por parte de medios españoles / EUROPA PRESS

Los medios españoles suspenden la cobertura de la guerra de Ucrania desde Rusia

El Kremlin aprueba una ley que prevé penas de hasta 15 años de cárcel para los periodistas que publiquen informaciones susceptibles de ser consideradas “falsas” sobre el conflicto

3 min

Apagón informativo en Rusia. Los principales medios españoles han decidido suspender la cobertura informativa de la guerra de Ucrania desde Rusia después de que la cámara baja del Parlamento ruso aprobara ayer un proyecto de ley que prevé penas de hasta 15 años para los periodistas que difundan noticias susceptibles de ser consideradas falsas sobre el conflicto. No obstante, seguirán informando sobre la invasión rusa desde Ucrania y otras localizaciones.

La agencia Efe, la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals --que aglutina a medios como TV3, Catalunya Ràdio y Catalunya Informació-- y RTVE han decidido abandonar el país para proteger a los corresponsales de este nuevo marco legislativo, que pretende acabar con la libertad de información.

Hasta 15 años de cárcel

La decisión de los medios españoles se suma a la adoptada por otros medios internacionales como BBC, CNN, CBS o Bloomberg, que también han puesto fin a su labor informativa en Rusia. 

La nueva legislación prevé graves sanciones --con fuertes multas y penas de prisión de entre 5 y 15 años de cárcel-- para aquellos que difundan cualquier tipo de información que las autoridades rusas interpreten como falsa, una ley que queda abierta a posibles interpretaciones del Kremlin. En este sentido, la ley recoge que los periodistas, también los extranjeros, podrán ser sancionados por publicar supuestas fake news sobre los avances del Ejército ruso en Ucrania y sobre las sanciones contra el país.  

Censura para blindar su popularidad

Como parte de la estrategia de Putin para blindar su popularidad el Ejecutivo ha ordenado también bloquear el acceso a Facebook y Twitter, de forma que la población no podrá consultar información sobre la guerra en el país vecino más allá de la ofrecida por los medios nacionales controlados por el Kremlin.

Lo ha hecho como represalia a la medida adoptada por la Unión Europea, que ha vetado a los medios oficiales rusos Russia Today y Sputnik, a los que acusa de ser parte de la maquinaria de guerra de Rusia. Desde hoy, los ciudadanos rusos tampoco podrán consultar medios occidentales como BBC o Deutsche Welle y el gobierno ha cerrado gran parte de los medios locales independientes por, entre otras cosas, referirse al conflicto de Ucrania como “guerra”.