Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de jóvenes celebra un botellón / EP

Medio centenar de multas en Barcelona por hacer botellón en un día

El ayuntamiento de Ada Colau prevé sanciones de hasta 600 euros, muy por debajo de los 15.000 que pretende la Generalitat

3 min

La prohibición impuesta por la Generalitat de hacer botellones en Cataluña para frenar contagios de coronavirus empieza a tener consecuencias. La Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d'Esquadra multaron a un total de 48 personas durante la noche del martes por estos encuentros para beber en la calle, y a otras 19 más por no llevar mascarilla.

El jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, ha desvelado estos datos tras la Junta Local de Seguridad del consistorio, añadiendo que combatir el botellón era ya una prioridad de la policía local para este verano. Así, ha apuntado que, desde el 1 de julio, se han puesto 1.135 denuncias por este motivo.

Asimismo, Velázquez ha señalado que desde el final del confinamiento las fuerzas de seguridad ya intervinieron en el desmantelamiento de varios botellones, y que se desalojaron "de forma muy pacífica y natural". Sobre todo en la playa, las plazas de los distritos de Ciutat Vella y Gràcia, y en los búnkers del Carmel.

Según Velázquez, estos controles "se han potenciado" en Barcelona a raíz de la prohibición impuesta por la Generalitat, también se está cumpliendo con el cierre de locales de ocio nocturno.

Sanciones menores que las que plantea Torra

El teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ha asegurado que en las multas por hacer botellón "se aplicará la ordenanza propia de Barcelona", con sanciones mucho menores a las que ha fijado el Govern.

"La resolución se hace para los municipios que no tienen una ordenanza propia", ha defendido Batlle, que también ha subrayado que el consistorio tiene capacidad para modificar la cuantía de las multas en su ordenanza si lo considera.

En este sentido, el jefe de la Guardia Urbana ha asegurado que "los servicios jurídicos están trabajando para ajustarlo para que no haya esta diferencia".

La ordenanza municipal de Barcelona prevé multas de 100 euros --unos 15 con pago anticipado-- por consumir alcohol en la calle de forma individual, y de unos 600 euros si se bebe en grupo y de forma que se pueda molestar a otros. La Generalitat, en cambio, ha implantado sanciones de entre 3.000 y 15.000 euros.