Menú Buscar
Cientos de médicos de atención primaria protestan ante la sede del Institut Català de Salut (ICS) / EFE

Los médicos mantienen su pulso con la Consejería de Salud

El colectivo de galenos no había convocado ninguna huelga en Cataluña desde hacía una década

27.11.2018 00:00 h.
6 min

Los médicos y plantillas de ambulatorios de Cataluña afrontan hoy una segunda jornada de huelga. El sindicato de Metges de Catalunya (MC), convocante mayoritario, informó ayer de que el seguimiento de la protesta entre la atención primaria fue de un 77%, mientras Salud lo rebajó al 48%. Cabe destacar que fue el primer paro en una década y que se convocó para toda la semana. El objetivo de los huelguistas es "atender dignamente" a sus pacientes.

Aunque el seguimiento del turno de tarde fue del 17,49%, se dividió en un 48,18% de apoyo facultativo y un 5,8% del resto de profesionales.

Punto cero

Representantes del sindicato médico y directivos del Instituto Catalán de Sanidad (ICS) junto con el Departamento de Salud de la Generalitat mantuvieron la tarde de ayer una segunda reunión para intentar evitar una nueva jornada de paros, que dejó durante el día de ayer los ambulatorios prácticamente vacíos.

Fuentes del comité de huelga de MC comentaron a Crónica Global que estaban en "punto cero". Agregaron que no han conseguido ninguna respuesta a las demandas que habían solicitado, aunque destacaron los pequeños gestos que ya han visto otras veces que, aseguraron, no darán ningún resultado.

"No cederán"

La doctora Carolina Roser, del comité de huelga, afirmó que "los médicos no cederán en las negociaciones". Según ella, "la razón por la que estamos aquí es para limitar las visitas, podemos hablar de dos o tres visitas menos, pero tiene que haber un límite, porque todos tenemos un límite en nuestro trabajo".

También habló el director del ICS, Josep Maria Argimon, que señaló que existe voluntad de diálogo y acuerdo por las dos partes, aunque se mostró contrario a limitar el número de visitas de cada médico y propuso remunerar económicamente el sobresfuerzo de los médicos para que puedan alargar su jornada y atender más tiempo a sus pacientes.

Condiciones mínimas

Los 5.700 médicos y personal de atención primaria llamados a la huelga, más 10.000 sanitarios de la concertada, reclamaron ayer que les reduzcan las visitas a un máximo de 28 diarias, ya que hasta ahora están haciendo una media de 40. También pidieron que se garantice un mínimo de 12 minutos de atención a cada paciente. Los galenos exigieron también recuperar el poder adquisitivo que han perdido desde el año 2010, que valoran en un 30% de su sueldo.

Los profesionales de la sanidad concertada también secundaron la convocatoria de la movilización, ya que no están de acuerdo con las condiciones firmadas en el convenio de la sanidad concertada, firmado recientemente. El seguimiento en esta red fue del 73,5% según el mismo sindicato. Por otra parte, Salud lo cifró en al 35,14%. 

Una década sin paros

El colectivo de médicos de primaria no habían convocado ninguna huelga en Cataluña desde hacía una década. El comité de protesta y el ICS coinciden en el diagnóstico de que los facultativos están saturados de trabajo, que necesitan más tiempo para atender correctamente a sus pacientes y que están insuficientemente retribuidos. No obstante, las discrepancias han surgido en cómo acometer la reducción de visitas.

Mientras el sindicato considera "irrenunciable" e "innegociable" reducir el número de visitas diarias a 28 y dedicar un tiempo mínimo a cada una de 12 minutos, el ICS prefiere rebajar el número total de la población distribuida a cada médico, pero sin fijar un límite de visitas.

Horas extra

A cambio, el ICS ha ofrecido compensar económicamente a los médicos por su sobrecarga si tienen que dedicar más horas a sus pacientes, ya que argumenta que no puede encontrar a 200 nuevos médicos en el paro para contratarlos y aliviar la situación.

Varios centenares de médicos se concentraron la mañana de ayer vestidos con bata blanca ante la sede del ICS y varias decenas de ellos irrumpieron en su interior para exigir sus reivindicaciones, que más tarde trasladaron ante la sede de la patronal de la sanidad concertada Unió Catalana d'Hospitals (UCH).

"Un clamor"

MC tachó de "éxito absoluto" la movilización "masiva" de los médicos e instó al ICS y a las patronales de la concertada a "escuchar el clamor de los facultativos y atender las peticiones legítimas y necesarias para mejorar la asistencia a los pacientes y dignificar las condiciones laborales de los profesionales".

Durante la jornada de huelga, los ambulatorios, consultas y dispensarios de atención primaria vieron disminuida notablemente su actividad, con sólo un 25% de los médicos en servicios mínimos, y se dedicaron a reprogramar las visitas afectadas por la huelga y a atender a algunos usuarios que desconocían la huelga.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información