Menú Buscar
Un usuario de la sanidad pública catalana, esperando visita en el médico / EP

Hasta 30 días para visitar al médico de cabecera en Cataluña

Hundimiento del plan de atención primaria que el 'exconseller' Toni Comín presentó en mayo y que establecía esperas de 48 horas

3 min

Hasta 30 días para una visita con el médico de cabecera en Cataluña. El plan de atención primaria que el 'exconseller' de Salut, Toni Comín, presentó en mayo se ha hundido, según ha denunciado hoy martes, 19 de diciembre, el sindicato Metges de Catalunya.

La agrupación ha indicado que las demoras para las visitas al facultativo de familia oscilan entre los 5 y los 25 días en la región, con ventanas de espera de hasta 30 días. Ello lo aleja del compromiso de un máximo de 48 horas que estableció el exconsejero Comín antes del verano.

Además de constatar el fracaso de la hoja de ruta, Metges ha alertado de que en algunos centros de atención primaria (CAP) ya se están dando horas para enero.

Hasta el 15 de enero

Es el caso, por ejemplo, del CAP Fondo, en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), donde los pacientes tienen que esperar hasta el 15 de enero para ser visitados. En Barcelona ciudad, las visitas se dan para el 9 de enero en el ambulatorio Ramon Turró, en el distrito de Sant Martí.

Las demoras se producen también fuera de la Ciudad Condal y conurbación. En Manresa, las visitas en el CAP Sagrada Familia también llegan a enero. En la zona de Lleida, al menos cuatro centros sanitarios también presentan más de veinte días de espera.

"En general --ha valorado Òscar Pablos, del sector de atención primaria de Metges-- la espera media en Cataluña es de cinco días".

Fracaso del plan de ambulatorios

Las demoras en el primer nivel asistencial consignan el fracaso del Plan de Atención Primaria que presentó el extitular de Salud del anterior Govern, Toni Comín. La intervención preveía, entre otras medidas, fijar un máximo de 48 horas para visitas con el médico de cabecera en los ambulatorios del territorio.

Según Pablos, "las 48 horas de espera son una situación excepcional", un hecho que atribuye a, entre otras cosas, la "sobrecarga" de trabajo de los médicos.

El sindicato ha apuntado también a dos otros factores: el recorte de plantillas de 889 sanitarios entre 2010 y 2015, cifra que incluye a médicos y pediatras, y la no cobertura de bajas laborales, asistenciancia a cursos profesionales o vacaciones.