Menú Buscar
El Área Regional de Recursos Operativos (Arro) de los Mossos patrullando por el centro de Mataró hoy / CG

Conjura vecinal en Mataró para pedir "calma"

Catorce asociaciones de residentes se unen, constatan que "se ha alterado la convivencia" y exigen "contundencia" contra las okupaciones delictivas

3 min

Conjura vecinal de las asociaciones de vecinos de Mataró (Barcelona) para pedir calma a los más de 128.000 residentes. Catorce asociaciones barriales de la octava mayor ciudad catalana han emitido un comunicado conjunto en el que admiten que "se ha alterado la convivencia" por el repunte del crimen en la localidad. Por ello piden el fin de las patrullas vecinales, sí, pero también "soluciones" a las okupaciones delictivas y cambios legales contra la multirreincidencia y las okupaciones criminales.

La nota pública la han emitido las asociaciones ante la escalada de tensión de las últimas semanas. Durante este tiempo, una parte de vecinos del municipio han creado patrullas ciudadanas contra la toma de edificios y el repunte de algunos tipos delictivos, como los robos con fuerza o violencia. En paralelo, los Mossos d'Esquadra han incrementado el patrullaje y han desplegado el Área Regional de Recursos Operativos (Arro), los antidisturbios ligeros. El alcalde, David Bote (PSC), ha pedido a su vez ayuda al Ministerio del Interior. Tanto la policía catalana como el gobierno municipal rechazan las patrullas vecinales.

"Contundencia contra las okupaciones"

En este polvorín, catorce AA.VV han firmado un manifiesto conjunto tras una reunión urgente. Los activistas admiten que "se ha alterado la convivencia" en la ciudad metropolitana por culpa de "algunas okupaciones" en barrios de la ciudad. Estas usurpaciones se habrían "vinculado a robos", complicando aún más el problema. Es por ello que los firmantes piden que "se posicionen" tanto el partido de gobierno como la oposición. Exigen reformas legislativas contra la "reincidencia delictiva continuada" y piden que ayuntamiento y Genralitat de Cataluña garanticen el "derecho a la vivienda".

No obstante, las asociaciones de vecinos reconocen que las okupaciones "no son una forma de vida". Plantean a las administraciones "contundencia" contra las tomas violentas de viviendas y pisos que "alteran la tranquilidad vecinal y generan inseguridad y alarma social".

No a las patrullas

Tal y como pidieron los Mossos, las catorce asociaciones de vecinos conminan al ayuntamiento a no participar en las patrullas vecinales, sino a reservar las tareas de seguridad ciudadana para los cuerpos policiales con presencia en la urbe metropolitana. "Que la ciudadanía no sienta la necesidad de implicarse, poniendo en riesgo a los vecinos en general", alertan.

Finalmente, los firmantes hacen un "llamamiento a la calma" tras algunos episodios de tensión en barrios de Mataró y canalizar las "preocupaciones en materia de convivencia e inseguridad" por medio de la mesa de agrupaciones vecinales que, aseguran, seguirá activa durante el conflicto.