Menú Buscar
mataro delitos delincuencia crimen

[VÍDEO] Las lágrimas de un restaurador de Barcelona tras cinco atracos

El alcalde de Mataró pide auxilio a Generalitat de Cataluña, Ministerio del Interior y Fiscalía General del Estado contra la ola de delitos violentos: "Solos no podemos"

7 min

Son las lágrimas de Marc Sans, restaurador de Mataró (Barcelona), tras sufrir cinco intentos de asalto, dos de ellos consumados, en su local y cenador de esta localidad barcelonesa, que se ha convertido en un auténtico polvorín. El comerciante pide ayuda en las redes sociales y lo hace el mismo día en el que el alcalde de la octava ciudad catalana (128.600 habitantes) , David Bote (PSC), ha pedido auxilio a la Generalitat de Cataluña, Ministerio del Interior y Fiscalía General del Estado.

"Sufrí dos atracos antes del confinamiento, con el añadido de inseguridad que ello supone. El pasado viernes, trataron de robar el bolso a una cliente que estaba en la terraza. Yo la defendí, se armó un poco de bullicio y el caco huyó a la carrera. Volvieron un grupo al rato a amenazarme. Que qué me pasaba y demás. me sacaron dos navajas. Afortunadamente, intercedieron los clientes, acudió la policía y detuvo a uno de ellos. Los agentes me conminaron a denunciar, y lo hice", explica en conversación con este medio.

"Me han amenazado dos veces más"

Lamentablemente para el propietario de La Selva Café, que lleva nueve años en el centro de Mataró, su calvario no terminó ahí. "Volvieron ayer domingo por la noche a amenazarme. Que por qué les había denunciado. Un niño de 15 años que mide metro y medio. ¡Un menor! La Fiscalía de menores le había dejado libre. No pasó a mayores. Hoy por la mañana han vuelto a intimidarme. Son cinco incidentes en pocos meses. No puedo más. No sé que hacer", se lamenta.

El comerciante explica en el vídeo viral que grabó que "teme" no tanto por su vida o la de sus clientes, sino por lo que pueda hacer a alguno de estos chicos. "Hasta ahora he tenido temple. Pero es que los ves pasar por aquí delante, un día te tumban la pizarra, otro tratan de robar a un cliente en la terraza. Ahora me sacan navajas. No quiero hacer nada. No debo, lo sé. Pero hasta que pase", avisa. Tras la difusión masiva de su vídeo-denuncia en Facebook Sans subraya otro elemento. "Quiero dejar muy clara una cosa: olvídense de magrebíes, ni españoles. Esto no va de razas ni orígenes ni pasaportes. Es que no me importa. Esto va de delincuentes y gente que no lo es", apostilla el dueño de un café que da trabajo a cinco familias.

El ayuntamiento pide auxilio a Buch, Marlaska y Delgado

El restaurador ha hablado con este medio el mismo día en el que el Ayuntamiento de Mataró, que comanda David Bote (PSC), ha pedido auxilio a la Generalitat de Cataluña y al Gobierno. En tres cartas dirigidas al presidente autonómico, Quim Torra; a la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, y al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el primer edil ha planteado una reunión de trabajo con los tres altos cargos.

En el cónclave debería hablarse del "incremento en los últimos tiempos de los robos con violencia e intimidación y el aumento de la delincuencia, la reincidencia de los detenidos y una actividad organizada de okupación de inmuebles". Según Bote, el gobierno municipal está abordando estas problemáticas con "unidad política", aunque lanza una advertencia. "Solos no saldremos de ésta", remacha.

Protesta antiracista

Al polvorín de Mataró se le añadirá el miércoles otro actor: los antirracistas. Colectivos de izquierda de la ciudad metropolitana saldrán a la calle para denunciar el "racismo estructural en la ciudad", los "abusos policiales" --en el marco de las protestas globales contra la muerte de George Floyd en Estados Unidos-- y la "xenofobia, persecución y criminalización vecinal". Este último mensaje va dirigido a la Patrulla Vecinal, un colectivo ciudadano que busca denunciar la "delincuencia y las okupaciones criminales" en el municipio.

Las administraciones y la policía se sitúan en el medio de este endiablado tablero. Los Mossos d'Esquadra han redoblado el patrullaje en la localidad y han desplegado al Área Regional de Recursos Operativos (Arro), los antidisturbios ligeros. "Patrullan como nunca. Jamás había visto algo igual", defiende Sans. Los agentes avisan de que la seguridad ciudadana es su competencia, y de que las patrullas vecinales podrían generar "graves consecuencias". El Ejecutivo local también rechaza el patrullaje ciudadano y reclama más policía autonómica para esta ciudad metropolitana.