Menú Buscar
Arran en un ataque contra la masificación turística en Palma de Mallorca / CG

La masificación turística, más allá de la 'kale borroka'

Los actos de violencia de grupúsculos como Arran, Endavant o Ernai no ocultan la inquietud que la saturación genera en distintos puntos del país

6 min

El turismo crece en España y con él los actos vandálicos. Hay "miedo" en el sector y preocupación en las instituciones.

Barcelona, la ciudad que más padece la masificación turística, ha sido también el primer escenario de la kale borroka. La irrupción de Arran, los cachorros de la CUP, ha tenido una trascendencia mediática y política enorme que ha llevado ha pronunciarse incluso hasta el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien desde su retiro pontevedrés tildó a los activistas de "radicales" y de tener "pequeñez mental" .

El consistorio barcelonés se reunirá hoy para abordar los últimos actos violentos de la organización juvenil anticapitalista contra un autobús turístico cerca del Camp Nou y contra unas bicicletas de alquiler de una compañía privada en el barrio de Poblenou. El turismo y todo lo que gira en su entorno vuelve a ser pasto de la política. La oposición tratará de poner contra las cuerdas a la alcaldesa a propósito de los actos violentos; también lo hará PDeCAT, que ha tardado varios días en afearle a su socio de gobierno, la CUP, el comportamiento de sus cachorros

Video 'El tursimo mata barrios'

Más gamberradas en Barcelona

Lo del bus y las bicis non son las únicas salvajadas que se han visto en las últimas semanas en Barcelona. Otro de los otros grupos afines a la CUP, Endavant, reivindicó el viernes varios destrozos en negocios turísticos del distrito de Ciutat Vella, uno de los que más nota los efectos de la gentrificación en la Ciudad Condal.

Como ha informado este medio, la turismofobia también se ha dejado ver en las paredes de acceso al Parc Güell por el barrio de Vallcarca y en las jaulas de los cocodrilos y leones del Zoo de Barcelona.

La 'turismofobia' también se ha colado en el zoo de Barcelona / CG

La 'turismofobia' también se ha colado en el zoo de Barcelona / CG

Más allá de Cataluña

Las fronteras de Arran van más allá de Cataluña y abarcan todos los puntos de lo que denominan Països Catalans. En Palma de Mallorca (Baleares), una treintena de miembros de la organización independentista irrumpieron en un restaurante del Port Vell y abordaron varios yates con bengalas y confeti para protestar contra la masificación de la isla. Sus objetivos eran molestar a los turistas y lograr notoriedad en los medios, y lograron ambos.

Arran en el momento del 'abordaje' al restaurante del Port Vell de Palma

Los activistas de Arran en el momento del 'abordaje' al restaurante del Port Vell de Palma

Arran también se ha hecho notar en la Comunidad Valenciana. En la capital del Turia okuparon un piso turístico en alquiler en Ciutat Vella. En Peñíscola (Castellón) han pintado una pared junto a un hotel con el lema "Nos llamareis vándalos, pero vosotros sois criminales"; y en Vila-real (Castellón) pintaron la fachada del recién estrenado Estadio de la Cerámica, en este caso, porque "la política lingüística del Villarreal CF no se ajusta al valenciano".

Arran reivindicó la lengua valenciana en el estadio del Villarreal CF

Arran reivindicó la lengua valenciana en el estadio del Villarreal CF

Galicia y el País Vasco, amenzados

El litoral mediterráneo, la zona más masificada del país, es la que sufre más protestas de los activistas contra el turismo masivo, pero no es la única. El País Vasco y Galicia también están en alerta. Ambas comunidades baten récords este verano, como toda España.

San Sebastián (Guipúzcoa), concretamente, quiere ponerse la venda antes de la herida. Pese que Ernai, las juventudes abertzale, ha organizado una manifestación contra el turismo el 17 de agosto, en plena Semana Grande, fuentes del ayuntamiento donostiarra explican a Crónica Global que "de momento no hay masificación, pero nuestro objetivo está en parar y no crecer más". La capital guipuzcoana recibió 1.250.000 pernoctaciones el año pasado. Fue la cuarta ciudad española más visitada. El consistorio estudia implantar una tasa turística que deberá ser aprobada por el Gobierno vasco: "Queremos mantener el modelo de turismo sostenible y de calidad", indican las mismas fuentes.

La playa de La Concha de San Sebastián este mes de agosto / CG

La playa de La Concha de San Sebastián este mes de agosto / CG

En Galicia también preocupa la masificación y sus posibles repercusiones adversas. La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmen Silva, alerta tras conocer que la provincia ha registrado su récord turístico en julio: "No estamos a los niveles de Barcelona o Palma, pero hay que ser precavidos".

En otras comunidades autónomas, como Canarias, estudian cómo mejorar los ingresos por turismo sin que aumente el número de visitantes, habida cuenta de que la afluencia es tan importante y constante que han dejado de existir las temporadas: todo el año es temporada alta.

Destacadas en Vida