Menú Buscar
Imagen de archivo de ejemplares del caracol de manzana en el Delta del Ebre

Más de 170 especies exóticas presentan un comportamiento invasor en Cataluña

El Departamento de Territorio de la Generalitat ha invertido más de tres millones de euros para controlar los efectos de este fenómeno en el equilibrio ecológico

4 min

El Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat ha elaborado un informe según el cual un 13% de las 1.330 especies exóticas en Cataluña tienen un comportamiento y efecto invasor.

El estudio, publicado en marzo y elaborado a partir de los datos del Exocat (base de datos de las especies exóticas de Cataluña), se ha realizado en colaboración con más de setenta instituciones públicas y privadas. En la sección de actuaciones han participado --entre varias-- la Agencia Catalana del Agua, la Agencia de Salud Pública de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona, la Confederación Hidrológica del Ebro y el Gobierno de la Vall d’Aran.

Inversión pública y privada

Además, se han invertido un total de 8 millones de euros, a destacar los fondos de la Generalitat (más tres millones), europeos (más de dos millones) y los del Ministerio de Transición Ecológica (más de un millón). También han contribuido las diputaciones, ayuntamientos, consorcios  y asociaciones empresariales.

La gran mayoría del gasto ha sido destinado al control de las especies (75,5%), y el resto se reparte entre divulgación (9,5%), seguimiento y vigilancia (7,5%) y estudios científicos (7,3%).

Si se toma en consideración la inversión por especie, el caracol de manzana ha sido el que ha recibido una mayor inversión: más de 5,4 de millones, lo cual supone un 70% del total presupuestado.

El informe ilustra un caso recurrente de cómo, una vez la especie invasora irrumpe en el ecosistema, es imposible volver al estado anterior. Ejemplo de ello es el de la tortuga de Florida: entre el año 2000 y 2018 su número ha ascendido en un millar, pese a las acciones de control y retirada de ejemplares.

Marco normativo 

En el contexto internacional, el convenio Cites, al que España está adherida desde 1986, permite introducir en sus anexos aquel listado de especies que presentan un peligro para las clases silvestres autónomas.

 Por otra parte, en el ámbito europeo (donde hay un total 12.000 especies exóticas), existen diversas directivas que regulan los hábitats naturales, el comercio de la fauna y la flora silvestres, el ámbito marino y las demarcaciones hidrográficas.

A nivel nacional, estas directivas han sido traspuestas, entre otras, por la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que permite a las administraciones públicas prohibir aquellas prácticas que perjudiquen los equilibrios ecológicos.

También cabe destacar, en lo referente al control normativo de posesión, reproducción, transporte, tráfico y comercio de estas especies, el Catálogo de especies exóticas invasoras, regulado por el Real Decreto 630/2013.

Repercusiones sociales

La amplia regulación de este sector cobra sentido considerando el triple efecto que provoca este fenómeno: ecológico, económico y social. Desde pérdidas de cosechas hasta alergias y nuevas enfermedades emergentes.

En este contexto, el informe del Departamento de Territorio y Sostenibilidad  supone un punto de partida, como el propio estudio señala, para futuros controles y actuaciones a seguir de cara a facilitar la actuación y coordinación de todas las instituciones implicadas.