Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un alumno en un centro de educación especial, cuyos profesionales exigen a la administración un "trato digno" / EUROPA PRESS

Más de 70 escuelas y familias de educación especial reclaman a Cambray un "trato digno"

Firman un manifiesto para destacar la labor que tienen para dar visibilidad a la diversidad como aspecto que "enriquece la sociedad en contra del rechazo, la marginación o la segregación"

2 min

Más de 70 escuelas de educación especial y asociaciones de familias han reclamado al conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, que se les reconozca como “elemento esencial del sistema educativo” y se les dé un “trato digno y profesional” por parte de las administraciones. 

A través de un manifiesto al que ha tenido acceso Crónica Global, los firmantes han destacado la labor que tienen para visibilizar la diversidad como aspecto que "enriquece la sociedad, en contra del rechazo, la marginación o la segregación". “Desde nuestros colegios potenciamos las capacidades individuales del alumnado proporcionándoles estrategias para superar las posibles barreras presentes en su proceso de aprendizaje y desarrollo”, han explicado, por lo que hacen del menor un “ser competente” y, a su vez, un ciudadano con el máximo de participación activa en el entorno social. 

Denuncian la falta de transparencia

En este sentido, y teniendo en cuenta el papel relevante que juegan, lamentan que desde las administraciones educativas no se dé “información clara, ni transparente, ni completa” de los centros de educación especial. Un hecho comprobado en las páginas web del Departamento de Educación, como en la del proceso de preinscripción, que “lleva a las familias al desconocimiento y a la confusión”. 

Una alumna de un centro de educación especial / EP
Una alumna de un centro de educación especial / EP

Así pues, consideran que un proceso de escolarización que no tiene en cuenta a estas escuelas puede “provocar que haya alumnos y familias que no reciban la atención de sus necesidades educativas, personales, emocionales y de salud”, privándoles de una inclusión real

El manifiesto concluye y solicita que, por todas estas razones, los centros de educación especial sean concebidos como una “pieza indispensable de este sistema”, tal y como establece el decreto 150/2017.