Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la Audiencia de Girona, donde se ha juzgado a Martí por violar a una amiga / EUROPA PRESS

Martí, condenado a nueve años de cárcel por violar a su amiga

La Audiencia de Girona le imputa un delito de agresión sexual y otro en grado de tentativa y le obliga a indemnizar con 15.350 euros a la víctima

5 min

La Audiencia de Girona ha condenado a nueve años de cárcel a Martí B. M. por violar a su amiga la madrugada del 20 de abril de 2019 en su casa de Sant Feliu de Guíxols. Ambos se conocían desde los 13 o 14 años, ya que ambas familias veraneaban en esta localidad de la Costa Brava y tenía una relación de amistad “buena, de hecho muy buena, de plena confianza”, tal y como narró la víctima ante la sala que juzgó el caso.

En el momento de los hechos, tenían 19 y 18 años de edad. Habían acudido a una discoteca de la vecina Platja d’Aro y regresaron a casa de él sobre las 5:20 horas de la madrugada. No era la primera vez que dormían bajo el mismo techo, ella en la habitación de invitados y él en la suya. La víctina confiaba de este modo en su amigo para evitar “molestar a otros familiares que se encontraban pernoctando en la vivienda que sus abuelos tienen en la misma población y que constituía su domicilio estival”.

Dos agresiones sexuales

Martí cerró la puerta de su casa con llave, le dijo que le pondría el móvil a cargar y subió con ella en la habitación de invitados. Se tumbó en la cama, a su lado, hecho al que la víctima no dio importancia “por lo cansada que estaba” hasta que se inició la agresión. Primero, sin conseguirlo. Lo logró al segundo intento y, tras completarla, se fue a dormir a su habitación. Le abrió la puerta de casa cuando le dijo que “tenía una comida familiar y debía irse”.

Platja de Sant Feliu de Guíxols CD
Platja de Sant Feliu de Guíxols CD

Según el relato de la víctima, Martí “estaba tranquilo, como si no hubiera sucedido nada”. “Le abrió la puerta, cogió su móvil que estaba en el comedor de la vivienda, bajó las escaleras y corrió hasta que llamó a un amigo pidiéndole ayuda”, concluye el relato al que se ha dado total credibilidad y veracidad. De hecho, la sala reconoce las “notas de persistencia y firmeza en su testimonio” durante el proceso y asegura que ha dado un “testimonio claro, lógico, coherente, persistente a juicio del Tribunal, y ello, puede predicarse sin obviar la dificultad que entraña explicar un episodio tan abyecto, ante personas que aún profesionales, son desconocidos”.

Tres amigos la fueron a socorrer

También han ratificado los hechos probados los tres amigos que fueron a socorrer a la víctima tras lo sucedido y los mensajes que ambos se intercambiaron después de lo sucedido. “Em vas posar molt i sem me’n va anar. Vaia tela” (me pusiste mucho y se me fue. Vaya tela), concluye Martí en la conversación que ha llegado a la Audiencia Provincial.

Por todo ello, se le acusa de autor de un delito de agresión sexual sin concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, que le implican una pena de seis años y seis meses de prisión. A ella se le deben sumar otros tres años de cárcel por un segundo delito de agresión sexual, en este caso en grado de tentativa, y a otros siete años y cinco años de libertad vigilada que se ejecutarán cuando recupere su libertad.

También se le prohíbe acercarse a la víctima en una distancia inferior a 150 metros.