Menú Buscar
Imagen del gimnasio Marina Besós, cuya gestión ha generado una querella penal por fraude / CG

"Yo llevé dinero en sobres a políticos socialistas"

Hablan los implicados en el saqueo del gimnasio Marina Besòs de Sant Adrià: "Aquí había una caja b como en la del PP en la Gürtel"

24.06.2019 00:00 h.
5 min

"Yo llevé dinero en efectivo a políticos socialistas". Así de lacónicas suenan algunas de las personas implicadas como denunciadas, querellantes o testigos del caso Marina Besòs, el gimnasio de Sant Adrià (Barcelona) que fue, presuntamente, saqueado por empresarios y cargos públicos hasta que cerró por pérdidas.

Dos de ellos hablaron con Crónica Global esta semana. Antes, este medio pudo acceder a la querella por fraude, insolvencia punible, prevaricación y un delito contra los derechos de los trabajadores. Ha sido admitida a trámite por el Juzgado de Instrucción número 1 de Badalona. Ocho políticos, empresarios y abogados están imputados por la misma. La intrahistoria que esconde la acción penal es escalofriante.

"Yo llevé sobres de dinero"

Negro sobre blanco, están citados como investigados José María Palacín (abogado); Emili Fernández (empresario); Joan Callau (alcalde de Sant Adrià, PSC); Francisco Javier Martínez; Pedro Rivero (concejal, PSC); Juan Carlos Ramos (concejal, PSC, también imputado por el caso La Mina); José Reverendo (secretario municipal) y José Javier Requeno (actual gestor de la instalación). A la espera de que el magistrado dilucide si concurren responsabilidades penales, la gestión que hicieron todos ellos es más que dudosa. 

marina besos
Gimnasio Marina Besós, presuntamente saqueado por su concesionaria / CG

¿Quién lo dice? "El gimnasio estaba concesionado a la empresa Gimesport [de Emili Fernández]. En 2013 la firma ya pidio auxilio al Ayuntamiento de Sant Adrià, pero el equipo de gobierno no hizo nada. Mientras, desde dentro percibíamos que existía una doble contabilidad", avisan las fuentes internas. ¿Una caja b, como la que financió irregularmente al PP? "A nivel local y sin saber a quién financiaba, pero sí. Yo mismo llevé dinero en efectivo a políticos", explica una de las voces implicadas.

A la quiebra

Cualquiera que fuera su versión, lo factual es que Gimesport, con Fernández a la cabeza, no administró de forma eficiente. Gestionaba dos polideportivos en el municipio, el Marina Besòs y Ricart. El segundo cerró en 2015 por estado ruinoso. No ha reabierto. El primero se hundió en noviembre del año siguiente entre pérdidas. Solo en esta última concesión, han quedado cerca de 900.000 euros a devolver al ayuntamiento. Las deudas con Hacienda y la Seguridad Social alcanzan los 500.000 euros.

+

Gimnasio Marina Besòs de Sant Adrià, presuntamente saqueado por su concesionaria / CG

No acabó aquí el sainete. "Durante buena parte de 2016 y todo 2015, Gimesport puso a José María Palacín como testaferro de otra empresa, que actuaba como mascarón de proa de Gimesport. Era una sociedad instrumental", acusan las voces consultadas. ¿Funcionó? "No. Se perdían de 15.000 a 20.000 euros mensuales", han indicado las mismas voces.

Un 'fee' astronómico

Con 40 trabajadores a la calle, 1.000 socios tirados y sin polideportivos públicos en Sant Adrià por el presunto saqueo de Marina Besòs y Ricart, el ayuntamiento tomó una decisión. Concesionó Marina Besòs a Team Partners, una enseña especializada con sede en Sant Cugat del Vallès. Tampoco fue una solución. "Esta empresa reabrió en septiembre de 2017 cobrando un fee mensual de 71.316 euros, cuando el precio de mercado por la gestión es de unos 38.000 euros", denuncian las voces consultadas.

¿Qué dice Team Parners? En conversación con este medio, nada. Su administrador, José Javier Xavi Requeno no ha contestado a los requerimientos informativos. Está imputado por cuatro delitos. Y tiene más deberes sobre la mesa. "No se sabe si continuará operando. La nueva concesión vence en julio y aquí nadie ha dicho si se va a continuar ni si la plantilla tendrá trabajo. Tampoco han respetado antigüedad ni salario: han recortado un 30% las retribuciones", agregan. En paralelo al reguero de despropósitos, a finales de 2016 abrió un gimnasio privado de la cadena Dreamfit en el Alcampo de Sant Adrià. Allí no se registra problema alguno.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información