Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre se prepara para fumar marihuana / PIXABAY

Un hombre con 3,5 kilos de marihuana es absuelto porque la droga podría ser medicinal

El juez estima que el acusado consume esta sustancia de forma habitual como remedio contra los dolores crónicos que padece desde hace años

4 min

La justicia ha absuelto a un hombre que fue interceptado con 3,5 kilos de marihuana en su vehículo. La razón: la droga podría ser utilizada por el acusado con fines terapéuticos --sufre dolores crónicos desde hace varios años-- y no como objeto de venta a terceros.

El titular del juzgado de lo penal número 2 de Arenys de Mar (Barcelona) no considera que las pruebas aportadas respalden que este hombre concurrió en el delito contra la salud pública del que se le acusaba. La Fiscalía pedía para él una condena de año y medio de cárcel, así como una multa de 20.000 euros que ha quedado desestimada  por el juez. 

Droga y dinero en efectivo

El protagonista de este suceso fue interceptado en enero de 2018 en un control rutinario montado por agentes de la Policía Local de Tordera. Los agentes deficieron realizar una inspección del vehículo en el que viajaba por el fuerte olor a marihuana que salía del interior, por la que descubrieron el cargamento de cannabis y 1.620 euros en efectivo. 

El juez asume en su sentencia que la cantidad interceptada era "relevante", pero que ello no prueba que se fuera a ser distribuida ni que el dinero procediera del tráfico o venta de marihuana. Sobre todo, después de que la defensa aportara pruebas que respaldan la tesis de que el cannabis fue adquirido para consumo propio.

Marihuana medicinal

La sentencia subraya que, según la documentación médica presentada a juicio, el acusado "es consumidor habitual de marihuana con fines medicinales y terapéuticos". El acusado sufrió un accidente de tráfico en 2010 y, desde entonces, padece de dolores en la columna, las cervicales y las dorsales.

Se ha aportado un análisis que respalda que el hombre ha consumido esta sustancia durante los cinco meses previos. Y, además, ha quedado demostrado que, desde el año 2017, "está siendo atendido y acude a consultas médicas con la finalidad de recibir consejos y control profesional" del consumo medicinal de marihuana

Droga 'al por mayor'

Los 1.620 euros que llevaba el acusado, según el magistrado, no son "un indicio unívoco" del delito de tráfico de drogas del que se le acusaba, "ya que no es contrario a la lógica y al sentido común que se disponga de dicho dinero metálico en el momento de adquirir una cantidad de sustancia" como la intervenida. Asimismo, considera que la gran cantidad de cogollos que trasladaba podría responder a la "lógica de adquirir una cantidad más grande a fin de conseguir un menor coste, evitar desplazamientos y contactos".

El juez defiende que existe una "duda razonable sobre el destino de la sustancia intervenida", por lo que aplica al acusado el principio de in dubio pro reo. Es decir, que en caso de duda se falla a favor del acusado. Eso sí, la droga incautada deberá ser destruida, por orden judicial.