Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entrega la Medalla de Oro al Mérito Cívico a título póstumo a Mariano Puig, con su viuda, sus hijos, el teniente de alcalde Jaume Collboni y la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Mariano Puig recibe a título póstumo la Medalla de Oro al Mérito Cívico de Barcelona

El pleno municipal del pasado 23 de junio otorgó el galardón por unanimidad al valorar la historia de la expansión del empresario

3 min

Barcelona entrega la Medalla de Oro al Mérito Cívico a Mariano Puig. La alcaldesa Ada Colau, ha otorgado, a título póstumo, el galardón al empresario por "su visión empresarial y su capacidad de liderazgo", que lo convirtieron en uno de los protagonistas de la proyección internacional de la ciudad.

La glosa del galardonado ha ido a cargo del presidente del Grupo Godó, Javier de Godó; del profesor de IESE, Jordi Canals; y de los hijos del galardonado, Marc Puig y Marian Puig; mientras que la persona encargada de recoger la medalla ha sido su viuda, Maria Guasch.

Votación en pleno

El pleno municipal del pasado 23 de junio otorgó la medalla por unanimidad al valorar la historia de la expansión de Puig como empresa familiar centenaria, convirtiéndose en "una metáfora del impulso internacional" de Barcelona en el último siglo.

El Consejo Municipal también valoró que una empresa familiar fundada en 1914 se transforme en una gran multinacional con talento, reinvención y suma de esfuerzos. "Del mismo modo que una ciudad como Barcelona da el salto hacia una metrópolis con vocación global", explicaron en el plenario. El reconocimiento ha constatado además la contribución de Puig a impulsar la imagen de Barcelona en el mundo, como ciudad mediterránea que cree en el valor del diseño y de la creatividad.

Mariano Puig

Nacido en Barcelona en 1927 y fallecido en abril de 2021, con 30 años se convirtió en director ejecutivo de la empresa y en los años 50, con su hermano, llevó a Estados Unidos Agua Lavanda e importó Max Factor. En 1962, abrió la primera filial en el extranjero, y en 1968 entró en Francia con un contrato con Paco Rabanne, al que siguieron contratos con Carolina Herrera, Antonio Banderas y Nina Ricci, entre otros.

La compañía de Mariano Puig se convirtió en multinacional familiar y en 2019, el último ejercicio antes de la pandemia, facturó 2.000 millones de euros.