Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Diego Armando Maradona durante su estancia en el Barcelona / FC BARCELONA

Maradona enamoró a la afición pese a sus pocas citas en el Camp Nou

El primer fichaje de más de 1.000 millones de pesetas no pudo brillar en el Barça, muy castigado por las lesiones

8 min

Diego Armando Maradona es historia del Barça pese al poquísimo tiempo que vistió los colores blaugrana de su camiseta. El crack argentino, que se ha ido con sólo 60 años, cambió la historia del FC Barcelona a su manera. Llegó con Mundial de España en las portadas de los diarios, un 4 de junio de 1982 cargando ya con la etiqueta de mejor jugador del mundo. Un sello que se había ganado por sus actuaciones con la selección argentina en una época en la que la popularidad no se ganaba a golpe de vídeos de televisión. Procedía de un modesto club como Argentinos Juniors, al que se pagó 1.200 millones de pesetas por él. Fue la primera vez que se alcanzaba esa cifra por un futbolista, pero el entonces presidente barcelonista, Josep Lluís Núñez y el ya fallecido Nicolau Casaus se atrevieron a costear una operación que en aquel entonces se calificó de locura.

‘El Pelusa’, apodo con el que se le conocía en su país, siempre quiso jugar en el Barça y desoyó otras ofertas, a la vez que presionó a la AFA, la federación del fútbol argentino, para que aceptara su marcha al continente europeo.

La caza de Gentile

Tras firmar por el club blaugrana, Maradona se incorporó a la albiceleste para disputar el Mundial, y fue en la ciudad de Barcelona donde tuvimos la oportunidad de ver en acción por primera vez al ‘10’. A la historia del fútbol ha pasado la dureza con la que las selecciones rivales trataron al nuevo crack barcelonista. Especialmente duro fue el marcaje que le practicó el defensa italiano Claudio Gentile en Sarrià en un partido en el que ya se vio la casta del mejor jugador del planeta.

Tras el campeonato, en el que Argentina no llegó demasiado lejos, llegó el ansiado debut de Maradona en la Liga española. Fue con derrota en Mestalla. Pero ya entonces la afición blaugrana vio que se encontraban ante un jugador distinto y con una calidad con el balón en los pies que no tenía ningún otro futbolista de la época.

Nace 'Didac'

Pese a que la estricta mentalidad del técnico alemán Udo Lattek no casaba con la forma de jugar de Diego, que se movía sobre el césped a ritmo de inspiración y sin ataduras tácticas, la afición se enamoró de él a primera vista. Un arranque de campeonato en el que firmó seis goles en sus primeros 13 partidos enloqueció a la grada como no se recordaba. Tal vez, desde los tiempos de Kubala no hubo un compromiso tan grande entre un jugador y el Camp Nou. El mítico locutor de radio Joaquim Maria Puyal, le bautizó como ‘Didac’ para expresar cómo un futbolista extranjero se colaba en los corazones blaugrana.

La alegría duró poco. Una supuesta hepatitis detuvo varios meses su carrera. Cuando regresó, se encontró en el banquillo del FC Barcelona a su compatriota César Luis Menotti, un técnico que le iba a entender mejor que Lattek. Alejado de los focos, Maradona era un hombre más. Para vivir su vida privada a su antojo y para equivocarse. Incluso Menotti pasó los entrenamientos a las tardes con la ocurrencia de que los partidos no se jugaban por las mañanas. Siempre se supo que los motivos fueron otros, más explicables en la vida nocturna de los futbolistas y del propio entrenador.

La ovación del Bernabéu

Ya era tarde para ganar la Liga. El Barça terminó en cuarto lugar el campeonato y Maradona registró 11 goles en 20 partidos. Sí le dio tiempo a conquistar su primer título con el Barça, en la final de Copa frente al Real Madrid (2-1) y la Copa de la Liga, también ante los blancos. Fue en este último cuando Diego, antes que Ronaldinho, consiguió ser ovacionado por el Santiago Bernabéu al firmar un soberbio gol en el que el madridista Juan José acabó chocando con el poste al intentar evitar el tanto.

La temporada siguiente se afrontó como el de la consagración del argentino. La llegada de Bernd Schuster hizo soñar a la afición barcelonista con la formación de un equipo invencible. Una vez más, el infortunio volvió a cruzarse en el camino. Una brutal entrada de Andoni Goikoetxea en una de las acciones más censurables en un terreno de juego rompió el tobillo del argentino. Otros tres meses sin Maradona acabaron con las opciones del Barça de conquistar el título de Liga. La final del Copa ante el Athletic cerró la temporada y la etapa de Maradona en el Barça de la forma más lamentable.

Batalla campal

Con Diego enfurecido por la extrema dureza de los jugadores rivales, una batalla campal en pleno césped entre los futbolistas de ambos equipos fue la última vez que la afición vio a Maradona con la camiseta blaugrana. Aquel mismo verano se fue a hacer grande a un club modesto como el Nápoles. Atrás dejó una Copa del rey, una Copa de la Liga y una Supercopa de España, junto a 38 goles en 58 partidos.

Quien trate de compararlo con Leo Messi se equivoca. Entonces, en aquella década de los ochenta, el fútbol y los futbolistas no tenían nada que ver con lo que vemos en la actualidad. Maradona no estaba tan expuesto mediáticamente porque las televisiones aún no habían descubierto el maná del fútbol. Para ver a Maradona había que ir al campo y ver los resúmenes de Estudio Estadio. Ese era todo el escaparate en el que disfrutar del mejor jugador del momento. Seguramente, eso facilitó que ‘El Pelusa’  pudiese disfrutar del anonimato en su vida privada y gozar de mayor libertad de movimientos en la ciudad. Y eso pudo ser también su perdición.

Los pinitos de Maradona
1/12

Los pinitos de Maradona

El astro argentino se estrenó en Los Cebollitas, un equipo de fútbol juvenil que ganó los Juegos Nacionales Evita de 1973. Por aquel entonces, el periódico Clarín empezó a hablar de "un pibe con porte y clase de crack".

Debut como profesional en 1976
2/12

Debut como profesional en 1976

Maradona debutó como profesional el 20 de octubre de 1976, a escasos días de cumplir los dieciséis. Pese a que durante sus primeros años en la primera división no cosechó muchos triunfos, los ojeadores empezaron a fijarse con él. Su oportunidad para dar el salto a un club grande llegó en 1981.

Empieza el mito en los Boca Juniors
3/12

Empieza el mito en los Boca Juniors

Maradona fichó por los Boca Juniors en 1981. Por aquel entonces, el club bonaerense no pasaba su mejor racha. Pese a que jugó una única temporada con la equipación de los Xeneize, su fama empezó a agrandarse. Gracias a su garra y versatilidad sobre el césped, el equipo se alzó con el primer puesto en el Torneo Nacional de 1981.

Maradona con la camiseta del Barça en un partido contra el Atlético
4/12

Maradona con la camiseta del Barça en un partido contra el Atlético

El futbolista desembarcó en el fútbol europeo de la mano del FC Barcelona. Maradona fichó por el Barça en 1982 y vistió la camiseta hasta diciembre de 1984. Durante las dos temporadas que jugó con el once azulgrana, a las órdenes de Udo Lattek y César Luis Menotti, el Barcelona ganó un título liguero y una Copa del Rey.

 

 

Para contratarlo, el club barcelonés, dirigido por José Luis Núñez, pagó la friolera de 1.200 millones de pesetas. En la capital catalana, además, empezaron los problemas personales del jugador: en diciembre de 1982 se le detectó una hepatitis que lo obligó a estar apartado del terreno de juego durante tres meses y que afectó a su salud durante el resto de su vida.

Traspaso al Calcio en 1984
5/12

Traspaso al Calcio en 1984

El Barcelona firmó el traspaso de Maradona al Società Sportiva Calcio Napoli a finales de 1984. Los continuos enfrentamientos del jugador con los árbitros y su malestar en el vestuario provocaron esta decisión. El argentino jugó seis temporadas en el club napolitano y cosechó sus mayores éxitos durante este periodo de su vida. Pero en Italia también empezó su oscuro descenso al mundo de las drogas.

El "gol imposible" de 1985
6/12

El "gol imposible" de 1985

Maradona firmó una de sus jugadas más recordadas en el choque Nápoles-Juventus del 3 de noviembre de 1985. El gol imposible que selló la victoria para los napolitanos recorrió las pantallas del mundo entero. "A partir de ese día me metí en el corazón de los napolitanos", confesó el propio futbolista años más tarde.

Campeón mundial en 1986
7/12

Campeón mundial en 1986

Diego Maradona se consagró en el Mundial de Fútbol de México como uno de los mejores goleadores que ha tenido jamás esta competición. De hecho, en una encuesta promovida por la FIFA, uno de los puntos marcados por el astro durante los cuartos de final contra Inglaterra fue calificado como "el gol del siglo".

Para los argentinos, aquella victoria sobre Albión en el 86 fue el desquite por la humillante derrota de las Malvinas cuatro años antes. O, al menos, así es como se lo tomó la prensa patria.

Regreso amargo a Argentina
8/12

Regreso amargo a Argentina

Cruzados los noventa, Maradona contaba con más de 30 años. Sus botas empezaban a acusar el paso de la edad. En 1993 se produjo su vuelta al fútbol argentino, esta vez con la equipación de los Newell's Old Boys. Se trataba del primer paso antes de su retirada.

 

Su regreso a América se vio plagado de incidentes con la prensa y de un escandaloso caso de dopaje por el que fue sancionado durante 15 meses. Tras aquel episodio, su estrella empezó a declinar. En un test de sangre en 1997, se le encontraron trazas de cocaína. Su carrera sobre el césped terminó definitivamente en 1998.

Descenso a los infiernos
9/12

Descenso a los infiernos

Tras su retirada del terreno de juego, Maradona profundizó en sus malos hábitos con las drogas. Entre 1998 y 2008, el jugador tuvo que ser ingresado de urgencia repetidas veces por su drogodependencia.

 

Además, también entró en quirófano para practicarse una cirugía bariátrica con que combatir su obesidad. Peleas con la prensa, noches de juerga y demasiados asados. El cambio de siglo coincidió con la peor estampa del antaño crack futbolístico.

Acusaciones de malos tratos
10/12

Acusaciones de malos tratos

La imagen pública del argentino quedó tocada después de que se filtrara un vídeo en que golpeaba a su novia Rocío Oliva. Pese a que en 2020 su expareja aseguró que la violencia de Maradona se debía al consumo de alcohol, las acusaciones de malos tratos siempre han acompañado al deportista.

Fracasos como entrenador
11/12

Fracasos como entrenador

En 2008 se anunció que Maradona se había convertido en el nuevo director técnico de la selección argentina. En sus dos temporadas como seleccionador, la albiceleste no ganó ningún título. Su mutis por la puerta de atrás no necesitó más detalles.

 

Su última aventura como entrenador llegó tras el fichaje por el Al Wasl, un club de los Emiratos Árabes Unidos. Pero los jeques no tardaron en cansarse del argentino. Un año duró bajo el tórrido sol de la monarquía del Golfo Pérsico.

Leyenda eterna del fútbol
12/12

Leyenda eterna del fútbol

Victorias y derrotas, entusiasmos y decepciones. La vida excesiva del Pelusa ha quedado grabada en la conciencia colectiva de los argentinos y de los aficionados al fútbol en todo el planeta. El mundo llora hoy su pérdida a los 60 años por un problema de corazón. Pero su leyenda pervivirá.