Menú Buscar
Manuel Barbero, padre de la primera víctima que denunció abusos en el colegio Maristas de Les Corts / EFE

Manuel Barbero lamenta que Benítez siga en libertad: "El mensaje es de impunidad"

La Audiencia de Barcelona mantiene en libertad al pederasta de los Maristas, condenado a 21 años de prisión por abusar sexualmente de cuatro menores

3 min

Manuel Barbero, padre de una de las víctimas del pederasta confeso Joaquín Benítez, señala que la decisión de la Audiencia de Barcelona de mantener en libertad al profesor condenado a 21 años y nueve meses de prisión por abusar de cuatro menores entre 2006 y 2009, es "un mensaje de impunidad". 

Barbero, que empapeló el barrio de Les Corts para denunciar al profesor de gimnasia, ha recibido como un jarro de agua fría el fallo judicial. "Es una vergüenza, y una tomadura de pelo. No solo para nosotros, sino para el resto de la sociedad; que este individuo sea un pederasta confeso, le hayan condenado y que estemos todavía así", ha señalado a Crónica Global

Recurso al Supremo

El profesor seguirá en libertad hasta que la sentencia no sea firme, ya que está pendiente de la resolución del recurso que presentó ante el Tribunal Supremo. Así lo recoge la Audiencia provincial en un auto, después de que las acusaciones solicitaran su ingreso en prisión. 

Los magistrados argumentan esta decisión en que, desde que valoraron la libertad provisional para Benítez en mayo de 2019, "no han aparecido razones objetivas que justifiquen" su entrada en la cárcel hasta que la sentencia no sea firme, porque el condenado ha cumplido las medidas de libertad provisional y no consideran que haya aumentado el riesgo de fuga.

"Impunidad total"

"El mensaje que se manda desde la justicia catalana es de impunidad total, cuando --el condenado-- podía haber entrado en prisión hace seis años y sigue en libertad", lamenta este padre. 

Al pedir la entrada en prisión, las acusaciones particulares y el Ayuntamiento de Barcelona, como acusación popular, también alertaron del riesgo de reincidencia ya que el exprofesor no ha seguido ningún tratamiento; y la Generalitat, también personada en la causa, añadió en su petición que Benítez solo puede usar un recurso extraordinario para modificar su pena, lo que "supone un incremento del riesgo de fuga".

Comparecencias en comisaría

Tras la decisión de la Audiencia de Barcelona, Benítez seguirá en libertad provisional con las medidas que ya se le aplican: debe comparecer cada lunes en comisaría, no puede salir de España sin autorización de un juez, no puede trabajar con menores ni acercarse a los denunciantes.

Benítez fue condenado en abril de 2019 a 21 años y nueve meses de cárcel por cuatro delitos de abuso sexual a alumnos de entre 13 y 14 años en el Colegio de los Hermanos Maristas, donde era profesor de educación física.