Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Xavier Novell, exobispo de Solsona, está en Manresa / EFE

Manresa, harta de "Las 50 sombras de Novell"

Los vecinos se muestran muy molestos con los medios y responsabilizan al religioso del escándalo

5 min

La dimensión que ha alcanzado la dimisión del obispo de Solsona, Xavier Novell, y su relación amorosa con una escritora de novelas eróticas ha causado tanto revuelo que ya le han puesto título a la trama: “Las 50 sombras de Novell”, en irónica alusión al libro de este mismo género 50 sombras de Grey, de la escritora E.L. James.

Así se refieren a este caso en un bar cercano a la nueva residencia del religioso, que se ha ido de la diócesis para afincarse en Manresa con su novia, Silvia Caballol. Justo al lado de una iglesia.

Medios

El barrio de la carretera de Santpedor está revolucionado. Las cámaras de televisión se plantan algunas veces al día delante de la puerta del edificio con la voluntad de cazar al prelado más famoso de España durante las últimas semanas.

“No sabemos si es por eso, o porque en esta parada de bus siempre hay mucha gente”, bromea para evitar responder una vecina. Están “hartos”, no entienden dónde está la noticia, ni el interés. Claro que si han de pronunciarse tienen un claro culpable: él mismo.

Bloque de viviendas donde vive el obispo de Solsona / JC
Bloque de viviendas donde vive el obispo de Solsona / JC

"Anormalidad"

“Lo único que veo en esto es que él predicó unas cosas muy fuertes y luego se ha destapado lo de la chica”, apuntan. Los eufemismos para hablar de un romance dentro de la Iglesia catalana están a la orden del día. La novela de E. L. James les parece una buena comparación.

No se sabe si el cura tiene esas mismas aficiones, pero sí le encuentran cierta oscuridad. Al menos, a la hora de explicar su vida. “Ya no era normal un obispo tan joven”, apuntan.

Prédicas

Los hay que, más que por la molestia de las cámaras y la presencia de la prensa en la localidad, se sienten enfadados por las declaraciones que Novell hizo en el pasado sobre el aborto y las “terapias de conversión” para personas LGTBI. “Si fuera por él, ya le pueden estar dando palos toda la vida”, sentencian tajantes.

“¡Que hagan lo que quieran, son dos personas adultas!”, afirma una comerciante próxima al lugar, que tiene muy claro el porqué de todo este ajetreo. “Cuando se toca a la Iglesia, siempre hay aspavientos”.

El obispo emérito de Solsona, Xavier Novell / EFE
El obispo emérito de Solsona, Xavier Novell / EFE

Polémicas

Son también muchos los que se muestran molestos porque se pregunte por el obispo emérito. La tónica general es justificar que ya es una persona mayor de edad, pero solo hace falta dejar pasar el rato para que se muestre comprensión por el hecho noticioso.

“Son adultos, peor sería que se hubiera ido con niños”, “en la iglesia hay muchos casos como este, se sabe, pero no se hacen públicos”, matizan. Y todos coinciden en una cosa. Si no hubiera sido tan rígido en aspectos como el aborto o las personas LGTBI, su caso ahora poco importaría.

Ella, víctima

El calificativo “ruinoso” que menciona otra vecina lo define todo. “Que haga lo quiera con su vida”. Y, en especial, su pareja. “Que lo dejen disfrutar ahora que puede”, exclama una camarera antes de matizar que “tampoco sabemos si lo ha hecho antes”. Y es que la confianza con el cura es más débil.

La gente se muestra preocupada porque Silvia Caballol esté también en el foco: “Me sabe mal por ella y por los hijos. Tiene una familia y es ella la que más sufre todo este entuerto”, comentan en un local cercano.

Sentencia definitiva

Ninguno de los comercios de las inmediaciones, curiosamente, dicen haber visto a la pareja o estar enterados de nada. Al menos, de entrada. Prefieren guardar discreción... por ahora.

Lo que sí tienen claros son todos los escándalos previos que ha protagonizado Novell. Su imagen joven con pensamiento conservador la tienen grabada. De ahí que sean tan tajantes con su sentencia: “Predicava amb sal i creia amb oli, i de tant en tant feia servir el setrill”. En castellano, "predicaba con sal y creía en aceite".