Menú Buscar
Protestas para apoyar a la madre ante el consulado de Uruguay en Barcelona / TWITTER

La madre del consulado de Uruguay debe entregar hoy a su hija al progenitor

La magistrada advierte a María que, si la menor no abandona la oficina diplomática, incurrirá en un delito de desobediencia a la autoridad judicial

3 min

Nueva orden judicial para que María, que se encuentra en el Consulado de Uruguay en Barcelona desde hace más de una semana, entregue a su hija al progenitor.  La mujer se atrincheró en la oficina diplomática de la Avenida Diagonal 453 tras negarse a cumplir la sentencia que otorga la custodia al padre, tras el archivo de la causa por malos tratos contra ella y abusos contra la niña, que ahora tiene siete años. 

Ahora, la magistrada del juzgado de Primera Instancia de Vielha da de plazo hasta las 14:00 horas de este viernes para cumplir el fallo del pasado 25 de septiembre y "entregue a la menor a los Mossos d'Esquadra", que se encuentran apostados frente a la puerta del edificio desde el pasado fin de semana. 

Desobediencia

La juez advierte a la madre que, en caso de incumplir el requerimiento, estará incurriendo en un delito de desobediencia a la autoridad judicial. Eso sí, la resolución no es firme, con lo que la progenitora podrá interponer un recurso de reposición en un plazo máximo de cinco días hábiles. Por este motivo, la menor aún podría permanecer junto a su madre en el edificio diplomático. 

La semana pasada el Ministerio de Exteriores de Uruguay emitió un comunicado en el que subrayó que el consulado está "exento de la autoridad" que fija la devolución de la menor a su padre, como recoge el derecho internacional.

Denuncias contra el padre

La mujer interpuso una denuncia contra el padre por presuntos abusos sexuales contra la niña y malos tratos contra ella. Fue tras el archivo de esta cuando comenzó el conflicto por la custodia. María se quedó en el país latinoamericano con su hija, y el progenitor la denunció por la sustracción de la menor. 

Tras llegar el caso a juicio, la titular del juzgado de Vielha dictaminó que el progenitor tendrá la guarda y custodia de la pequeña y así se fijó el encuentro el pasado 4 de octubre en el consulado uruguayo de Barcelona, pero el Ministerio de Exteriores del país recordó la inviolabilidad del edificio.