Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del minuto de silencio en Pineda de Mar por la muerte del bebé maltratado / EUROPAPRESS

La madre del bebé de Pineda, muerto a golpes, asegura que el padre lo "zarandeó"

Fiscalía rebaja de 25 a 15 años la petición de prisión para el progenitor, después de que este haya reconocido los hechos

3 min

La progenitora del bebé de Pineda de Mar que falleció en el Vall d'Hebron por presuntos malos tratos, en enero del pasado año, asegura que el padre le confesó que lo había zarandeado. Todo ello, una vez la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA) de la Generalitat ya investigase el origen de las lesiones del pequeño, tras ser atendido por las mismas en varias ocasiones en centros médicos. 

Así lo ha asegurado este martes la madre, en la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona, después de que en la anterior, el encausado reconociese los hechos, motivo por el que Fiscalía ha rebajado la petición de prisión de 25 a 15 años. 

"Extrema violencia"

En su escrito de acusación, el ministerio público detalla que el procesado --de 22 años y nacionalidad uruguaya-- y su pareja tuvieron un hijo en noviembre de 2018 en el hospital de Calella y residían en Pineda de Mar con él. Ambos cuidaban del recién nacido, pero, en un momento dado, el procesado "movido por la intención de acabar con la vida" de su hijo aprovechó algún momento en el que se quedó a solas con él para sacudirlo con "extrema violencia reiteradamente", ante el desconocimiento de la madre

A pesar de que la progenitora ha revelado ante el magistrado la confesión de su pareja, meses atrás apuntó que lo único que sabía era que su bebé se había golpeado contra la barra de su cochecito. Entre lágrimas, ha detallado que una vez la DGAIA comenzó a investigar la causa de los golpes que presentaba el pequeño, el padre se "desentendió totalmente" de la salud de su hijo. 

En prisión provisional

Las sacudidas, apunta Fiscalía, habrían causado al pequeño lesiones en la médula espinal, cráneo y ojos. Por este motivo fue derivado al hospital de Barcelona, donde falleció el 21 de marzo de 2019. Fue entonces cuando se descubrió que había sido maltratado y los padres fueron arrestados. 

La acusación se dirige contra el padre, que está en prisión provisional desde entonces, por su presunta participación en el crimen. 

Destacadas en Vida