Menú Buscar
Entrada del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona donde falleció el bebé de dos meses / CG

La madre del bebé maltratado pide una orden de alejamiento contra su pareja

La mujer dice que tenía una buena relación con el padre y que nunca la maltrató

14.01.2019 09:35 h.
4 min

La madre del bebé de dos meses que está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona tras recibir una presunta paliza de su progenitor ha explicado que el padre “no era consciente de que haría tanto daño al bebé” y que el motivo de la agresión puede haber sido “el estrés de que llorara y no se callara”.

En declaraciones  a Antena 3, la joven ha explicado que el comportamiento del padre era normal. “Cambiaba pañales, daba biberones, se despertaba por la noche”, señala.

Nunca hubo malos tratos

La mujer explica que tenía buena relación con su pareja y que “nunca hubo maltrato físico” contra ella ni, que le constara, contra su hijo. Tras dos años y medio junto a él, ha decidido ahora pedir “una orden de alejamiento” después de que éste admitiese haber agredido al menor.

El hombre, de 21 años y nacionalidad urugaya, salió en libertad este sábado después de que los Mossos d’Esquadra lo arrestasen tras confesar que había golpeado a su hijo. El pequeño ingresó en el centro hospitalario de la capital catalana con un brazo fracturado, un hematoma en la cabeza y también lesiones en las costillas que, según los facultativos eran un síntoma de malos tratos anteriores.

Confesión

Tras activar el protocolo de malos tratos, los sanitarios interrogaron al padre que acabó confesando los hechos. La policía autonómica lo detuvo el pasado jueves y al día siguiente la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia) asumió la tutela del menor. Antes de ingresar en el Vall d'Hebron, los padres habían llevado al bebé al menos cuatro veces a distintos centros médicos, pero en ninguno se activó el protocolo contra el maltrato.

Fue una enfermera de Calella la que alertó sobre el estado del bebé que estuvo ingresado en el centro sanitario del Maresme el pasado 27 de diciembre. Al día siguiente, la trabajadora avisó a los Servicios Sociales de Pineda de Mar --donde la familia está empadronada-- de que tenía "indicios de irregularidades" en su salud.

Investigación 

Una vez dado el aviso, el consistorio activó un protocolo para familias en riesgo de exlusión social, según TV3, pero en ningún caso por riesgo de malos tratos.

Este domingo, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha anunció un investigación para determinar por qué no se detectaron los malos tratos que sufría un menor que ya habí pasado por varios centros de salud. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información