Menú Buscar
Parc de la Ciutadella, uno de los lugares imprescindibles del casco antiguo de Barcelona / PIXABAY

¿Qué lugares del casco antiguo de Barcelona es imprescindible visitar?

Dividida en cuatro barrios, la Ciutat Vella es una de las zonas de la Ciudad Condal que más llaman la atención de los turistas

7 min

Puede que el casco antiguo de Barcelona no sea el más antiguo de Europa, pero es uno de los más populares. Así lo atestiguan los millones de visitantes que cada año se desplazan hasta la capital catalana para recorrer las calles del centro político y geográfico barcelonés, que data del año 133 a.C. y es “un laberinto de maravillas históricas, organizado como un museo viviente desbordante de artefactos y atmósfera”, tal y como describen desde BCN Advisors.

Los responsables de la compañía inmobiliaria explican que la Ciutat Vella está formada por cuatro barrios diferentes, “cada uno con una fuerte personalidad propia”: desde el misterioso Barrio Gótico, el vibrante y prometedor Raval y el bohemio de Sant Pere, Santa Caterina i La Ribera, hasta la rápidamente transformadora Barceloneta, el barrio único situado fuera de las murallas de la ciudad, donde la industria pesquera local ha sido sustituida por una afición por las playas y bares de la ciudad. “Donde quiera que esté en la Cuitat Vella encontrará calles estrechas que ofrecen infinitas oportunidades para la exploración y el descubrimiento”, señalan. “Las murallas romanas se conservan e incorporan al fascinante paisaje urbano, al lado de (y a menudo por debajo) de bulliciosos mercados y de los últimos restaurantes y bares chic”.

De la Rambla a la plaza de la Catedral

La amplia Rambla es famosa por sus estatuas humanas, sus puestos y sus turistas errantes, pero también marca la frontera entre el Raval occidental y el Barrio Gótico central. Tampoco es la única rambla (en realidad se trata únicamente de una palabra que significa explanada), ya que el Raval tiene la suya propia, “también llena de turistas, pero con un aire más local”.

Imagen del interior de la Catedral de Barcelona / JOSEP RENALIAS- WIKIMEDIA COMMONS
Imagen del interior de la Catedral de Barcelona / JOSEP RENALIAS - WIKIMEDIA COMMONS

La gran plaza fuera de la Catedral proporciona alivio a las presiones de las calles y callejones en zigzag, un respiro antes de volver a sumergirse y tratar de mantener el sentido de la dirección. Los que sigan explorando el casco antiguo de Barcelona inevitablemente se encontrarán con una de las innumerables plazas escondidas, “perfecta para un descanso, una merienda y otra mirada al mapa”.

El Museo Picasso y la basílica de Santa María del Mar

Frente al museo, el tráfico de Via Laietana y el colorido techo de mosaico del mercado de Santa Caterina anuncian con orgullo el ‘barrio 3 en 1’ de Sant Pere, Santa Caterina i La Ribera (el barrio portuario de la Ribera también conocido como El Born. Aquí se encuentra el Museo Picasso y la bella iglesia de Santa María del Mar, construida originalmente junto al mar, pero que a medida que fue creciendo se vio envuelta por la ciudad.

El Born Centre de Cultura i Memòria pone al descubierto la historia de Barcelona con el espectacular diorama de la vida real del poblado romano de Barcino. “Estas impresionantes ruinas fueron descubiertas bajo el mercado local durante las renovaciones y el enorme edificio es ahora un espectacular monumento a los días pasados, así como una mezcla progresiva de vida moderna, literalmente antigua y con estilo”, apuntan desde BCN Advisors, que añaden que Sant Pere, Santa Caterina i La Ribera también ofrecen una oportunidad única para disfrutar de la hierba, los árboles e incluso de un lago náutico en el Parc de la Ciutadella, que acoge a los turistas cansados y a los lugareños que ponen a prueba sus habilidades malabares, acrobáticas y musicales. “Aquí también se encuentra el zoológico de la ciudad, y el rugido de los leones se puede escuchar al subir o simplemente maravillarse con el épico monumento y las fuentes de la Cascada”.

Una parada en el mercado de La Boquería

Tras reponer fuerzas, los visitantes pueden regresar al lado del Raval para sumergirse en la emblemática La Boquería, con su doble personalidad de lugar turístico y mercado de trabajo, donde se pueden degustar tapas en un pequeño bar y se puede ver a famosos chefs probando el producto. El monolítico MACBA también se encuentra en este barrio, ofreciendo “un espacio moderno y contrastado en el que los patinadores prueban sus trucos y en el que es imprescindible observar a la gente”.

Puesto de fruta en el Mercado de la Boquería / PIXABAY
Puesto de fruta en el Mercado de la Boquería / PIXABAY

Al salir del Raval y dirigirse hacia el mar, el cambio de aires supone la llegada de un barrio mucho más costero, ya que el gran Museu Marítim anuncia la llegada de La Barceloneta. Es aquí donde las playas dan la bienvenida a aquellos que buscan tomar un descanso del lado cultural de la ciudad y disfrutar de un almuerzo sintiendo la brisa marina o simplemente relajarse en la arena y ver las olas rodar suavemente. “Las calles de este triángulo de tierra son tan estrechas que se puede imaginar a las familias de pescadores cruzando y tocándose las manos”, comentan. “La sensibilidad arquitectónica claustrofóbica, pero característica de la zona ha estado siempre en el centro de su identidad, aunque el inevitable aburguesamiento de la zona está marcando el comienzo del mundo moderno”.

Las mejores vistas de la Ciutat Vella

De hecho, uno de los monumentos modernos y brillantes de Barcelona se asienta al final de la punta de La Barceloneta como una gigantesca vela de cristal. Se trata del Hotel W, que ha llevado la regeneración al barrio y a la playa.

Finalmente, para disfrutar de unas vistas inmejorables de Barcelona se puede coger el Teleférico en lo alto del puerto hasta la montaña de Montjuïc. “Construido en 1929, es una buena manera de ver la Cuitat Vella y mucho más allá”, subrayan desde BCN Advisors.

Destacadas en Vida