Menú Buscar
Turistas visitando el Monasterio de San Jerónimo de la Murtra / MUSEU BADALONA

Cinco lugares de Badalona para conocer su historia

Los vestigios de la Baetulo romana, la fábrica de Anís del Mono y el Monasterio de San Jerónimo de la Murtra no pueden faltar en una visita a este municipio

6 min

Badalona cuenta con más de 2.000 años de historia. Es una de las ciudades más antiguas de Cataluña y de las que más interés turístico despiertan, además de que es sencillo llegar hasta ella gracias a estar muy cerca de Barcelona y a la gran red de transportes que unen ambas ciudades. Los visitantes se sienten atraídos, sobre todo, por los vestigios de la ciudad romana que se conservan en el subsuelo del museo de Badalona.

Sin embargo, el municipio tiene mucho más que ofrecer a los turistas. Esta selección de planes confeccionada por el propio ayuntamiento y la institución museística de la localidad barcelonesa así lo demuestra. "Conoce nuestros orígenes y nuestra identidad. Haz un viaje por nuestra historia, por nuestro pasado y por la Badalona de hoy. ¡Visítanos!", invitan desde el consistorio municipal.

Baetulo romana

Badalona conserva uno de los yacimientos arqueológicos de la época romana más importantes de Cataluña declarados como Bien Cultural de Interés Nacional. Un total de 3.400 metros cuadrados subterráneos, convertidos en sala de museo, acercan al visitante la romanización y la vida cotidiana de aquella época en la ciudad romana de Baetulo, nombre que recibía Badalona en este periodo.

Vestigios de la Baetulo romana / MUSEU BADALONA

Vestigios de la Baetulo romana / MUSEU BADALONA

Este conjunto arqueológico permite observar su estructura urbana en la zona más cercana al foro, junto a la muralla y el trazado de la vía Augusta. También se pueden ver tramos del decumanus maximum, el cardo maximus y un cardo minor, calles principales de toda ciudad romana; restos de otras edificaciones de época romana tardía, como una estancia, un mausoleo o un depósito de agua; las termas, lugar habitual de esparcimiento y purificación y a la vez lugar donde fomentar las relaciones sociales, comerciales y políticas, que conservan la totalidad de las estancias que formaban el conjunto: la palestra, el frigidarium, el tepidarium y el caldarium.

El Jardín de Quinto Licinio

Es el jardín con piscina situada en el patio o peristilo de la casa (domus) de una familia acomodada, que estaba construida donde anteriormente había estado la antigua muralla de la ciudad. Es de forma rectangular, tiene dos execrados semicirculares en los extremos y cinco escalones en el ángulo sur para acceder a su interior.

jardin quinto licinio badalona

Una zona del Jardín Quinto Licinio / MUSEU BADALONA

Actualmente sólo se puede ver una tercera parte de la piscina, ya que el inmueble sobre el que se construyó impidió que se conservara su totalidad. El hallazgo de la tabula hospitalis en una de las habitaciones hace pensar que esta casa podría haber sido propiedad de Quinto Licinio, un importante ciudadano de finales del siglo I d. C.

Casa de los Delfines

Es otra de las viviendas romanas de alta alcurnia que se conservan bajo la actual Badalona. La casa está organizada alrededor de un patio central, o atrio, con un impluvium para recoger el agua de la lluvia, pavimentado con mosaico. De las habitaciones principales destaca una de ellas, el tablinum, situada al este, ya que era la sala en la que se recibían a las visitas. En un lado del atrio está el triclinium, el comedor, con un pavimento formado por placas de mármol.

Mosaico de mármol de la Casa de los Delfines de la ciudad romana Baetulo / MUSEU BADALONA

Mosaico de mármol de la Casa de los Delfines de la ciudad romana Baetulo / MUSEU BADALONA

Por una puerta se accedía al cubículo o dormitorio. Al sur del atrio hay cuatro habitaciones que dan a un peristilo o jardín. La más grande es un oecus, el comedor de verano que tenía delante un pequeño estanque. Al fondo de la casa hay un patio con tres depósitos y restos de hornos destinados a la producción y el envasado de vino.

Fábrica de Anís del Mono

Fundada en 1868 por los hermanos José y Vicente Bosch, se ha convertido en la fábrica de anisados ​​más importante de Badalona. La visita permite conocer el sistema de producción artesanal que se utiliza desde hace más de 130 años para obtener el Anís del Mono y que ha convertido a este licor en uno de los más populares del mundo.

Fábrica de Anís del Mono / MUSEU BADALONA

Fábrica de Anís del Mono / MUSEU BADALONA

De la fábrica destacan, por su valor patrimonial, la sala de destilación, el archivo y el despacho del gerente, de estilo modernista.

Monasterio de San Jerónimo de la Murtra

Fundado en el siglo XV, la visita a este monasterio de la orden jerónima sirve de marco para entender el feudalismo y el poder de la Iglesia durante la Edad Media y la Edad Moderna, así como para descubrir el estilo gótico. Todo ello a través de un recorrido por sus espacios más significativos.

El sistema defensivo, el refectorio, la cocina, la iglesia o el claustro (donde se encuentran los retratos de los reyes Juan II, los Reyes Católicos, Carlos I y Colom) son algunas de las zonas visitables de este edificio, cuyo claustro fue declarado Monumento Histórico de Interés Nacional en 1975 por su importancia artística.