Menú Buscar
Título de la imagen

Los refugiados se sumarán al galimatías de la atención sanitaria

El Gobierno provisiona 120 € per cápita para atención inmediata y les dará la misma cobertura que a los españoles, excepto en medicamentos

Antonio M. Yagüe
3 min

Los primeros refugiados, que podrían llegar en octubre, según los cálculos de Cruz Roja, se sumarán al galimatías de la atención sanitaria a extranjeros -con tarjeta, sin ella o con otro documento-, que actualmente presta España a los inmigrantes sin papeles, residentes legales y ciudadanos comunitarios.

El Ministerio de Sanidad ya dispone de un crédito de 1,8 millones de euros, unos 120,55 euros para cada uno de los 14.931 asignados a España por la Comisión Europea, para “atención inmediata” en todas las comunidades autónomas. Se empezará por una  valoración del estado de salud a su llegada,  especialmente la de los niños.

"Los recursos necesarios"

Sacando pecho, como suele hacerse en periodo electoral, el ministro Alfonso Alonso ha dejado claro que se destinarán “los recursos que sean necesarios” para atender a este colectivo y que será tratado “en iguales términos que el resto de los españoles”.

A diferencia de lo que ocurre con los sin papeles, los solicitantes de asilo y los refugiados no están afectados por el polémico real decreto 16/ 2012 que excluyó de cobertura a los inmigrantes irregulares en las autonomías que lo cumplen. Dispondrán, por tanto, de cobertura sanitaria completa. La única diferencia, según el protocolo que elabora Sanidad, será que deberán abonar el pago total de los medicamentos que adquieran en lugar de sólo el 40%.

Menos coste que los sin papeles

La acogida de los refugiados supondría grosso modo un coste anual para las arcas autonómicas de unos 18 millones de euros, ya que se estima que el gasto promedio por persona es de 1.200 euros. Una cantidad baja si se compara el coste, unos 244 millones de euros, de la asistencia legal a los 185.000 sin papeles (embarazadas, menores y urgencias).

Se estima que el colectivo de sin papeles que solo tiene derecho a urgencias ronda las 800.000 personas. Aunque en algunas comunidades, como el País Vasco y Navarra, tienen asistencia casi total, en otras esta cobertura básica ha dejado sin atender más de 1.500 “casos sangrantes”, según denuncian Médicos del Mundo y la Sociedad Española de Medicina Familiar.

En el caso de los refugiados,  parece que no será problema de dinero. De hecho, está previsto que la enmienda transaccional a los Presupuestos Generales del Estado que negociaron la pasada semana PP, PSOE, IU y ERC consolide 200 millones extra para la atención a los refugiados y que parte de ella pueda financiar los gastos sanitarios.