Menú Buscar
Decenas de personas concentradas en el exterior del edificio del 'Banc Expropiat' en el barrio de Gràcia de Barcelona.

Los Mossos intervienen en el 'Banc Expropiat' para evitar disturbios

Los agentes han acudido al local después de que los 'okupas' aseguraran haber entrado de nuevo en el edificio

Redacción
3 min

Los Mossos d'Esquadra han acordonado el Banc Expropiat de Gràcia y han dispersado a empujones al centenar de personas que se habían concentrado a sus puertas con pancartas. La intervención de los agentes se ha producido después de que los okupas aseguraran este mediodía que habían vuelto a entrar en el local, que sin embargo permanecía cerrado.

Una decena de furgones de los agentes antidisturbios se han personado en el lugar y han formado un cordón policial alrededor del banco; un helicóptero sobrevuela la zona. A través de su cuenta de Twitter, el grupo había anunciado la reokupación y había hecho un llamamiento a unirse a una concentración delante del edificio. 

Otro grupo ha difundido un vídeo en el que aparece un grupo de jóvenes encapuchados que supuestamente está dentro del local y que lo celebran con cava. Pero dentro no hay nadie. Cuando se cumplen 12 días del desalojo, los okupas habían organizado una manifestación para la tarde del sábado, a las 19h en la plaza de la Virreina, bajo el lema Tornem al banc.

Delante de la puerta del local se ha concentrado un grupo de personas con pancartas, y algunos de los asistentes a la protesta se han atado a bidones de cemento. “Si nos tocan a una, nos tocan a todas”, se puede leer en una de las pancartas. En otra, los okupas llaman “especulador” al propietario del edificio. Un centenar de personas acudieron el jueves a un escrache contra Manuel Bravo Solano, el dueño del Banco Expropiado.

Movilización de los Mossos d’Esquadra

Después de tres noches de incidentes que mantuvieron al barrio de Gràcia en vela, los okupas afirman ahora que los Mossos d’Esquadra se han vuelto a movilizar con el anuncio de que han vuelto a entrar al edificio y tratan de medir la agresividad con que intervendrá la policía. Hasta ahora, los agentes no han tenido que emplear la fuerza. La gestión de esta crisis ha provocado tensión entre los socios del gobierno autonómico.