Menú Buscar
Ignasi Ribó Masó en el Mató de Pedralbes, hermano del Síndic de Greuges, Rafael Ribó / CG

Los Mossos denuncian al hermano del Síndic por amenazas y resistencia

"Mi hermano es el defensor del pueblo, y usted se acordará de esto”, espetó Ignasi Ribó al policía que le expulsaba por la fuerza del restaurante donde había trabajado

06.04.2016 22:45 h.
4 min

Los Mossos d'Esquadra han denunciado ante el juez de guardia a Ignasi Ribó Massó, hermano del Síndic de Greuges (defensor del pueblo), Rafael Ribó, por amenazas y resistencia a la autoridad. Los hechos a los que hace referencia la policía tuvieron lugar el pasado sábado día 7 de febrero en las instalaciones del conocido restaurante El Mató de Pedralbes.

Según el atestado policial al que ha tenido acceso Crónica Global, hasta en tres ocasiones fue requerida la presencia de los Mossos ante la insistencia de Ignasi Ribó por entrar en el restaurante en el que había trabajado en los últimos años y cuyo contrato había sido rescindido a finales de diciembre del 2015.

El hermano del Síndic afirma en declaraciones a este medio, que el "contrato estaba vigente porque no me comunicaron su rescisión con los 60 días preceptivos que estipulaba el propio documento. Yo trabajé todo el mes de enero y fui al restaurante a recoger mis cosas”.

Sacado a rastras

Lo cierto es que, finalmente, Ribó logró entrar por una puerta trasera e, insistiendo en que su contrato estaba vigente (se encargaba de la gestión del restaurante y de su personal), se sentó en su despacho y se negó a abandonar el local.

Los agentes de la empresa de seguridad contratada por la dirección de El Mató no lograron disuadirle así que se requirió la presencia de la policía que, según el atestado “pidió al señor Ribó que abandonase la instalación a lo que éste se negó agarrándose a los marcos de las puertas y las estanterías”. Ribó tuvo que ser prácticamente arrastrado hasta el exterior de local por los agentes policiales.  

El acusado recurrió a su hermano

El hermano del Síndic, en aquel momento y siempre según la versión de los Mossos, sacó un teléfono móvil y llamó, ante los agentes, a su hermano. “¡Rafael que me sacan por la fuerza. Habla con ellos!” El hermano del Síndic pasó el teléfono a uno de los policías que le había expulsado del local, pero éste se negó a atender la llamada. Ignasi Ribó, muy mal humorado y en tono amenazante afirmó entonces…: “Mi hermano es el defensor del pueblo, y usted se acordará de ésta. Ya se arrepentirá, ya”.

La policía ha hecho constar todas estas afirmaciones literales en el atestado que han enviado al juez de guardia.

El restaurante El Mató afirma que se rescindió el contrato de Ribó cuando se supo que había cogido más de 1.000 euros de la caja del restaurante. Ribó ha señalado a este medio que, efectivamente, lo hizo como en otros meses, tras firmar un recibo y a cuenta de los salarios atrasados.