Menú Buscar
El colegio Jesuitas de El Clot ya se ha manifestado y reclama que la aplicación de programa Horitzó 2020 se haga de forma gradual.

Los jesuitas reestructuran su modelo educativo para enfado de padres y alumnos

Ocho centros escolares de la orden religiosa en Cataluña aplican un nuevo programa de estudios impuesto a mitad de curso lo que provoca un retraso en el ritmo académico

25.01.2016 20:55 h.
3 min

Los padres y alumnos de, al menos, ocho colegios de jesuitas se han revelado contra las formas que la congregación ha impuesto como un nuevo modelo académico, justo al inicio del segundo trimestre, que implica un sustancial cambio de método y también de profesores, lo que ya está provocando “un retraso manifiesto en el proceso académico de nuestros hijos a las puertas de su entrada en la universidad”, según uno de los padres afectados.

Los jesuitas están siendo las cobayas en la aplicación de un nuevo programa educativo llamado Horitzó 2020, que cuestiona las materias y la forma de impartirlas hasta ahora y propone nuevos escenarios educacionales.

Por ejemplo, se suprimen las clases de 25 alumnos y pasan a ser clases de 75 estudiantes pero con tres profesores al unísono. Los alumnos se autoevalúan y el aprendizaje se desarrolla a través de distintos proyectos, que según las materias, pueden ser de un día de duración o, incluso, de semanas o meses.

Plan, a la fuerza

Los padres no se muestran contrarios a ese nuevo programa o sistema educativo, pero se quejan de que se ponga en marcha en mitad del curso, cuando los alumnos ya se han acostumbrado a unos profesores y a un tipo de enseñanza determinada y que nada tiene que ver con Horitzó 2020.

Por imperativo de la dirección de los jesuitas, los profesores que iniciaron los cursos de bachiller y algunos cursos de la ESO, han dejado las aulas y han sido obligados a pasar programas de reciclaje y aprendizaje de la doctrina del nuevo sistema.

Lucha de padres y alumnos

Han llegado profesores nuevos, recién contratados, cuya irrupción ha provocado desconcierto, equívocos y malestar entre el alumnado que ve cómo avanza el curso, cómo se acerca la selectividad y se encuentran muy alejados de los niveles académicos que marca la Generalitat.

Diversos centros, como el de los Jesuitas de El Clot, ya se han manifestado y reclaman que la aplicación de programa Horitzó 2020 se haga de forma gradual, sin cambio de profesorado y, por consiguiente, sin que se perjudique ni el ritmo ni la calidad  académica de la docencia.

Comentar
JDuck 28/01/2016 - 00:04h
1- El proyecto Horitzó 2020 es un proyecto piloto que quizá podría rendir buenos frutos si se practicara "piano-piano" y desde la primera infancia, sin interferir bruscamente un ciclo y sin aplicarlo masivamente. Parece que algunos jesuitas andan un poco desnortados y ven un mundo al revés. Quizá les convendría reciclarse en psicopedagogía y en otras materias que parecen haber relegado al olvido, en vez de obligar a otros a reciclarse a trancas y barrancas. Quizá les iría bien practicar “el pino”, una asana del hatha yoga, con un raja yoga cristocéntrico, no hindú ni budista, pues se supone que son cristianos, para ver la realidad tal cual es. Digo quizá, porque si se practica con soberbia o egoísmo, uno sólo puede encontrarse con un “tranquilo” y abismal vacío, en lugar de encontrarse consigo mismo para ir siendo cada vez más quien se es, como viene a decir Thomas Merton en el prólogo a “El zen y los pájaros del deseo”. Enlace: http://blog.agirregabiria.net/2015/03/horitzo-2020-innova
JDuck 28/01/2016 - 00:04h
2- El hatha yoga se centra en la práctica de posturas corporales (asana), mientras que el raja yoga atiende principalmente al “logos íntimo” o “mente- con-corazón”, en combinación con posturas corporales cómodamente adoptadas 3.- El “pino” es una postura “cabeza abajo” que se considera un caso extremo de asana invertido. Dicen que es muy difícil de lograr y de mantener en unidad y armonía de cuerpo y mente, no gimnásticamente. ¿Por qué será?
JDuck 28/01/2016 - 00:04h
4 - ¿Qué significa en el fondo el lema “mens sana in corpore sano”?; ¿por qué el Papa Francisco, también jesuita, pero más sencillo y humilde, y con mayor autenticidad, autoridad y reconocimiento, dentro y fuera de la Iglesia Católica, dice que “ni mil cursos cursos de catequesis, ni mil cursos de espiritualidad, ni mil cursos de yoga, zen ni todas estas cosas te darán la libertad de hijo de Dios”? ¿Por qué nos complicamos tanto la vida y se la complicamos a los demás?. ¿A dónde nos llevan tantos cambios precipitados? ¿Quizá al idílico “paraíso” catalanista, donde se nos promete de todo menos amor personal y sincero?
¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información