Menú Buscar
Imagen de archivo del accidente de Germanwings en los Alpes Franceses / CG

Los investigadores piden controles más estrictos a los pilotos de avión

El secreto médico evitó que Germanwings supiera que el copiloto Andreas Lubitz sufría un "trastorno mental grave"

Redacción
1 min

Los investigadores del accidente de avión de Germanwings, que segó 150 vidas el 24 de marzo de 2015, han hecho un llamamiento público a establecer controles más duros a los pilotos de aeronaves comerciales. Los expertos han concluido que el siniestro se debió a un "trastorno mental grave" del piloto Andreas Lubitz, que no pudo ser comunicado a la filial de Lufthansa por el secreto médico.

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA, por sus siglas en inglés) ha confirmado que Lubitz encastó el avión contra una loma en los Alpes franceses adrede, ya que sufría un "episodio psicótico depresivo".

Ingresado

De hecho, el profesional había visitado a varios terapeutas meses antes de la tragedia, y estaba en tratamiento con antidepresivos en el momento de subir a bordo del vuelo 9525. El piloto alemán se había deteriorado tanto que los doctores recomendaron su ingreso psiquiátrico dos semanas antes del accidente, que acabó con la vida de 150 personas entre pasajeros y tripulación, 50 de ellos españoles.

A la luz de las conclusiones del informe oficial, los investigadores han emitido una recomendación a los organismos reguladores de la aviación comercial para que examinen el estado mental de los pilotos de forma regular.