Menú Buscar
Un plazo de garbanzos con gambas, sabroso y acalórico.

Los españoles hemos dejado de ser garbanceros

Desde los años 60, el consumo de legumbres ha descendido un 50%, lo que supone un alejamiento de la dieta mediterránea, una de las más sanas del mundo

Redacción
4 min

Los españoles cada día son menos mediterráneos en lo que se refiere a la dieta y en lo            que tiene que ver con el consumo de legumbres. Se podría decir que han dejado de ser garbanceros, como se les llamaba años atrás en tono no siempre positivo.

Desde la década del 1960 el consumo de legumbres en España ha caído un 50%. Ahora, este tipo de alimento solo se come una vez a la semana, ya que se ha producido un cambio en los hábitos hacia un mayor consumo de carnes rojas y alimentos procesados.

Casi a diario

"Antes este alimento se consumía casi a diario", ha explicado el vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), el doctor José Luis Palma, quien advierte que se trata de una tendencia "preocupante" que, como recuerda, han llevado a ciertas instituciones del ámbito de la salud a emprender iniciativas y tomar decisiones para intentar revertir esta situación.

Precisamente, este año ha sido proclamado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como el Año Internacional de las Legumbres, una iniciativa a la que pretende concienciar a la población de las ventajas nutricionales de este alimento y promocionar su cultivo y su consumo.

Las múltiples propiedades de las legumbres, entre ellas las cardiovasculares, han sido objeto de análisis a través de distintos estudios. Para proteger el corazón, la FEC ya anunció a través de un estudio que la ingesta de legumbres reduce el riesgo cardiovascular, puesto que disminuye los niveles de colesterol LDL. La investigación afirmó que cuatro raciones semanales de 100 gramos de legumbres reducen en un 14% el riesgo de sufrir cardiopatía isquémica (infarto de angina o de pecho).

Pocas grasas

Concretamente, tienen un bajo contenido en grasas (a excepción de la soja, los cacahuetes y los altramuces); son hidratos de carbono de lenta absorción (en torno al 55%) y por tanto, de bajo índice glucémico, "lo cual beneficia a los pacientes con síndrome metabólico con riesgo cardiovascular o diabetes, ya que ayudan a controlar los niveles de glucosa"; y son ricas en proteínas (17-25% de la composición total).

Los especialistas recomiendan consumir entre dos y cuatro raciones a la semana, entendiendo por una ración 70 gramos de producto en crudo, lo que supone un plato normal individual de legumbre cocida.

Guisantes

Los expertos recomiendan el consumo de guisantes verdes que aporta gran cantidad de vitamina C y hierro. Es un alimento adecuado para las mujeres con ferropénica (disminución de hierro en el organismo); de lentejas que contienen proteínas ricas en aminoácidos esenciales y, combinadas con el arroz, se complementan constituyendo un alimento básico para los vegetarianos, ya que sustituyen a la carne, la leche o los huevos.

Además, los garbanzos porque contienen tanto calcio como el queso y sus proteínas son las de más alto nivel nutritivo; la soja que tiene una variedad de proteínas muy completa y presenta unas sustancias llamadas fitoestrógenos que actúan como antioxidantes y que son capaces de regular los niveles hormonales de las mujeres; y las habas por su alto contenido en vitamina C, así como carbohidratos.