Menú Buscar
Un dron acerca una bolsa negra a la ventana de una cárcel de Londres mientras un preso la recoge con un palo.

Los drones, nuevo método para introducir objetos de contrabando en las cárceles

Una cámara de seguridad graba un dron colando una bolsa negra en una cárcel londinense. La policía británica contabilizó en 2015 33 incidentes con estas mini-aeronaves en las prisiones

Redacción
2 min

Una cámara de seguridad de la cárcel londinenese de Wansdworth grabó cómo un dron llevó por el aire una bolsa negra a una de las celdas de la prisión. En el vídeo, que se ha hecho público este lunes, se puede ver a un preso que atrae con un palo la bolsa que cargaba el dron para hacerse con ella desde una ventana de un tercer piso.

No es la primera vez que un dron sobrevuela una cárcel del Reino Unido para introducir diferentes objetos, como smartphones, cuchillos o incluso drogas. Como el caso del dron que se estrelló en las mallas de seguridad de la cárcel de Bedford, el 22 marzo de 2015. Según el diario Mirror, un dron DJI Phantom 2, disponible en el mercado por unos 600 euros, se estrelló contra las mallas de seguridad que rodean la prisión cuando cargaba con un paquete con destornilladores, una hoja de cuchillo, un smartphone y drogas.

La BBC informó el pasado mes de febrero de que en 2015 se produjeron 33 incidentes con drones en las cárceles del Reino Unido, mientras que en 2014 tan solo se produjeron dos. Las autoridades británicas ya están alertadas de estos hechos, y recuerdan que utilizar drones en un intento de contrabando en las cárceles, es un delito que puede ser penado hasta con dos años de prisión.