Menú Buscar
Centro de control de la Dirección General de Tráfico (DGT) / EFE

Los ayuntamientos multan hasta cinco veces más que la Dirección General de Tráfico

El 43% de los conductores consultados reconocen haber agredido o insultado a los agentes que vigilan y sancionan los aparcamientos

Redacción
2 min

Los ayuntamientos españoles multan hasta cinco veces más que la Dirección General de Tráfico (DGT). En concreto, el 76% de todas las sanciones sobre los conductores son emitidas por los consistorios.

Esto es lo que se desprende del estudio Multas, ¿recaudación o reeducación? Sanciones de tráfico en los ayuntamientos españoles (2011-2014) elaborado por la Fundación Línea Directa entre sus 1,8 millones de asegurados.

El director general de la Fundación Línea Directa, Francisco Valencia, ha precisado que el trabajo ha tenido que realizarse a través de los datos de sus clientes porque la mayoría de ayuntamientos no los publican, a excepción de "honrosas excepciones" como Madrid o Valencia.

Palma, tercera en el ranking

Madrid y Barcelona se encuentran en el top 10 de ayuntamientos más sancionadores. La capital es la que lidera este ranking, junto a Barcelona, mientras que el tercer puesto lo ocupa Palma de Mallorca. Le siguen ciudades como Granada, Bilbao, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Málaga y Valladolid.

En los cinco años estudiados el número de sanciones ha ido cayendo, una situación que el informe achaca "a la menor movilidad debido a la crisis". Al mismo motivo atribuye la reducción de la presión sancionadora, que ha caído del 38% al 28% en los últimos 5 años.

Único objetivo: recaudar

Pese a que el aparcamiento regulado no es la causa del mayor número de multas interpuestas, es la sanción que el ciudadano "menos acepta". Así, el 91% de los conductores tiene una opinión mala o regular de este servicio que, según ha apuntado Valencia, crea la sensación de "estar alquilando el espacio" de la ciudad.

Esta situación se traslada a los trabajadores del aparcamiento regulado: el 60% de los usuarios cree que su única función es recaudar y 780.000 conductores --el 43% de la muestra-- reconocen haberles agredido o insultado.

En cuanto al perfil del conductor sancionado, es un hombre de entre 35 y 44 años, con experiencia como conductor y reincidente. Por el contrario, una mujer, de entre 18 y 24 años y sin reincidencias, son las que menos sanciones reciben.