Menú Buscar
Un adolescente con sobrepeso come bollería industrial sin saber que esos hábitos influirán en su salud y su esperanza de vida / EFE

¿Por qué siendo de los más longevos, los españoles presentan una tasa de dependencia tan alta?

España ocupa el segundo puesto mundial tras Japón en esperanza de vida, pero en “vida saludable” cae al noveno y presenta serios nubarrones

26.11.2018 00:00 h.
6 min

Prestigiosos informes de la OCDE y The Lancet sitúan a España con una esperanza de vida en 83 años, solo superada por Japón. Pero, cuidado, es una media y para bebés recién nacidos. Antes de esa edad en nuestro país fallecieron el año pasado 229.451 personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos rebaja al 9º puesto en el ranking de “vida saludable” y advierte de nubarrones como la obesidad, el cáncer y la contaminación ambiental.

Las buenas cifras a lo gordo, que tanto gustan de predicar a los gobiernos y a la Seguridad Social, esconden trampas. Es como la famosa fórmula estadística del pollo “yo me como uno entero pero la media entre los dos es que cada uno nos hemos comido medio”.

Mortalidad infantil clave

“Esperanza de vida es sinónimo de mortalidad infantil. No tiene nada que ver con la longevidad. La media es la mortalidad infantil, porque si se muere la mayoría antes de los tres años la esperanza de vida media será de 30 años”, sostiene el paleoantrópologo Juan Luis Arsuaga. Efectivamente, España tiene una las tasas más bajas del mundo: solo 427 de los 423.643 fallecidos en 2017 tenían menos de 10 años.

Algunos sociólogos consideran irrefutable que la longevidad va en aumento. Pero el dato es fácilmente manipulable si se saca de contexto. Se puede crear la falsa ilusión de que llegar a centenario está chupado. El INE cifra en 15.756 los mayores de 100 años, es decir, el 0,00337…% de los 46.659.304 personas que hoy viven en España. Mejor no examinar su calidad de vida.

Limitaciones en España

La OMS valora tanto o más la esperanza de vida saludable, rechazando supremacías genéticas. En ese ranking España ocupa el noveno puesto, tras Japón, Singapur, Corea, Suiza, Italia, Israel, Islandia y Francia. En su informe Wold Health Statitics 2017 cifra la media hispana en 72 años. Para calcularla cruza el dato de la esperanza de vida al nacer con las limitaciones que uno tiene a esa edad.

Esas restricciones en el caso de España, son por ejemplo, según un portavoz, “los problemas musculo-esqueléticos, como la falta de movilidad, de depresión y ansiedad, o enfermedades crónicas como la diabetes y las cardiovasculares". Además, las probabilidades de morir por una enfermedad no transmisible, entre los 30 y los 70 años, son del 11%.

Más años de “mala salud”

En la expectativa de vida ajustada a la salud (EVAS) la OMS tiene en cuenta los factores sociales y económicos junto con la enfermedad y el grado de discapacidad. Por ejemplo, los más de tres millones de dependientes mayores de 65 en España. Si tenemos en cuenta que a finales del año pasado había 8,7 millones de ciudadanos con más de 65 años, el procentaje de dependencia para esa franja de edad ronda el 30%.

Diferencia entre la población masculina y femenina por tramos de edades

Si los restamos de la esperanza de vida real se obtiene la cantidad media de años que una persona puede esperar vivir con un estado de salud por debajo del promedio. Estos “años de mala salud” han aumentado en seis desde el 2000.

La longevidad española se explica en la inversión destinada a salud, la calidad y el acceso general a la sanidad. Pero una realidad desfavorable al envejecimiento es que las listas de espera para intervenciones ligadas a él como cataratas o cadera alcanzan hasta 150 días.

Luces rojas

Los epidemiólogos apuntan como luces rojas que pueden producir un retroceso la contaminación ambiental en grandes ciudades y estilos de vida poco saludables como el sedentarismo.  Menos de la mitad de mayores de 15 años realizan una actividad física moderada a diario en España. Es el peor porcentaje de toda Europa.

El sobrepeso está bajando, pero los datos empeoran en la población infantil. Nuestros niños son más activos que los adultos, pero el 31% de los chicos entre 8 y 15 años tienen kilos de más.

Dieta pobre en frutas y verduras

Los estudios del Ministerio de Sanidad describen una dieta pobre en fruta y verduras entre las razones del sobrepeso. En un país considerado la huerta de Europa, los españoles son los que menos vegetales toman de toda la OCDE. Menos de un 20% los consume a diario, frente al 56% de los niños belgas. También es baja la ingesta de fruta fresca.

Los expertos incluyen este bajo consumo entre los diez factores de riesgo que más pueden perjudicar una vida saludable. Se necesitan al menos cinco piezas diarias para reducir el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y eludir la diabetes.

También preocupa el consumo de tabaco, sobre todo entre adolescentes que ya fuman más que sus padres. Y de alcohol, aunque las borracheras se sitúan por debajo de la media de la OCDE.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información