Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Palés de papel higiénico y de cocina en una fábrica / EUROPA PRESS

La locura por tener papel higiénico en casa remite

Las fábricas de productos con celulosa de Igualada son las que mayores consecuencias han sufrido debido al aislamiento de la cuenca de Ódena

4 min

La compra impulsiva de papel higiénico a causa del encierro decretado durante la crisis del coronavirus parece haber remitido. La Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel) asegura que los pedidos de los últimos días muestran que cierta normalización, después de la avalancha de consumo que tuvo lugar con el inicio del estado de alarma. 

La demanda de papel en general ha decaído el 5% en el territorio nacional, mientras que a nivel internacional se ha reducido el 3%. La mayoría de las fábricas de papel y celulosa han mantenido su actividad durante las semanas de encierro, aunque algunas de ellas han sufrido evidentes consecuencias derivadas de la pandemia de Covid-19. Como es el caso, por ejemplo, de los centros situados en Igualada

Actividad esencial

La actividad de las plantas de producción de papel y derivados se han considerado como esencial durante la crisis sanitaria, debido a la producción de bienes básicos como papeles higiénicos y sanitarios, envases y embalajes para la distribución de comida, bebida, productos farmacéuticos o de higiene y limpieza. Su paralización habría llevado al desabastecimiento no solo de cara al comprador o público general, sino también a otros sectores económicos y sociales.

En cuanto a la producción, las mayores incidencias se han sufrido en los centros de la cuenca de Ódena, debido al aislamiento completo que decretó la Generalitat por la gran dispersión del coronavirus entre la ciudadanía y profesionales sanitarios, un hecho que también impactó en empresas de otros sectores, como por ejemplo Nissan. Dicho encierro fue levantado a principios de abril, pero las papeleras aún no han recuperado la normalidad al 100%. 

Protección frente al coronavirus

Aspapel ha asegurado que las compañías han extremado las medidas de protección y prevención para evitar contagios de Covid-19 entre la plantilla. Se ha reducido al mínimo el personal presencial y se ha aplicado el teletrabajo en los puestos donde ha sido posible.

El 20% de los centros de producción de celulosa y papel han reportado al menos un caso positivo de coronavirus y dos de cada tres declaran que tienen algún trabajador en cuarentena o vigilancia domiciliaria, según datos de la asociación.

También sufren los ERTE

Algunos de los centros de producción han acabado aplicando expedientes temporales de empleo (ERTE), que ya han afectado a 636.032 trabajadores solo en Cataluña. El 5% de las fábricas que crean productos basados en la celulosa han presentado despidos temporales. 

La recuperación en la industria papelera dependerá del regreso a la normalidad de sectores como la hostelería, el turismo y la publicidad no solo en el ámbito nacional sino también internacional. Aspapel detalla la importancia de conocer las medidas para frenar la pandemia en el resto de Europa, puesto que casi la mitad de la producción de papel en España se dedica a mercados exteriores.